Las tropas rusas permanecen en Georgia (resumen de prensa)

A pesar del acuerdo de alto el fuego que el presidente francés, Nicolas Sarkozy, obtuvo de rusos y georgianos, las informaciones llegadas ayer mantenían la presencia del ejército ruso en la estratégica ciudad de Gori (cortando en dos las comunicaciones en Georgia) y en el puerto de Poti, donde habrían destruido un cuartel de infantería, según el ministerio del Interior georgiano. También fue confirmado por los propios rusos la toma de una arsenal en la ciudad de Senaki, ya en el interior y en la carretera que conduce al puerto de Poti. A través de varias fuentes, a lo largo de estos días, los rusos han dejado claras sus intenciones de reducir al máximo la capacidad ofensiva del ejército georgiano a través de la destrucción de sus instalaciones militares dentro de Georgia. La página georgiana Civil Georgia ha informado del uso del ejército ruso de misiles Iskander, de alcance medio y capacidad para cargar munición de racimo o penetrar búnkeres. La revista ha aportado la imagen de un misil no explotado que cayó sobre un coche de policía de fronteras georgiana en Gori.

Como problema añadido, el de los saqueadores y el pillaje de las milicias osetias y los grupos de mercenarios cosacos y del Cáucaso Norte que el  propio ejército ruso trajo consigo. Hasta el punto de que Rusia ha ejecutado a dos saqueadores sorprendidos en el acto en la capital surosetia, Tsjinvali. Fuentes militares han declinado dar los nombres ni ninguna otra información sobre el incidente alegando que han dado la noticia como medida disuasoria.

En cuanto a las víctimas del conflicto, ACNUR (el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados) ha dado la cifra de 118.000 desplazados por el conflicto, de los que 73.000 serían georgianos. También ha denunciado que unos desconocidos uniformados asaltaron a uno de sus equipos y se llevaron dos coches en Gori. La organización de Derechos Humanos, Humans Right Watch, acusó ayer al ejército ruso de haber utilizado bombas de racimo y afirmó que tiene pruebas de la muerte de 11 civiles como consecuencia de estas armas.

Por su interés para establecer el desencadenante de los hechos, traducimos unas oscuras declaraciones del presidente georgiano Saakashvili al ser entrevistado por el enviado del diario ruso Kommersant:

“Primero, Georgia tenía el control de la mayoría de Osetia del Sur [?] y por tanto, no podíamos atacarla. Respondimos disparando sobre Tsjinvali después de que soldados de la ciudad mataran a nuestras tropas de paz y a población civil. Esto es lo que ocurrió: los tanques [rusos] entraron por el norte [por el túnel de Roky, única vía de comunicación entre Osetia del Sur y Rusia] y fue necesario utilizar artillería de largo alcance para impedirles entrar en los enclaves que controlábamos. Y lo hicimos. En respuesta, emplearon fuego de mortero, y usamos artillería de nuevo.”

Durante la entrevista, incide en que sólo ordenó bombardear edificios oficiales, lo que coincide con las informaciones de los corresponsales de AP en la ciudad informando de la única destrucción de edificios gubernamentales que aportamos ayer.

Saakashvili también firmó ayer, en presencia de la secretaria de Estado (ministra de Exteriores) de EE.UU., Condoleeza Rice, el acuerdo de alto el fuego que Sarkozy había pactado. La nota incluía una aclaración de París en forma de punto adicional que establece que las tropas rusas pueden pemanecer en Osetia del Sur y Abjazia y establecer una zona de patrulla de seguridad de 10 kilómetros dentro del territorio georgiano fuera de estas repúblicas. Saakashvili, afirmando que Georgia nunca olvidará la agresión, ha terminado firmando bajo la promesa de ayuda norteamericana para la reconstrucción.

Amenazas a Polonia por la instalación de los misiles de EE.UU.

El vicejefe del Estado Mayor ruso, el general Anatoli Nogovitsyn, lanzó ayer serias amenazas a Polonia en el transcurso de una rueda de prensa en la que también desmintió los informes de HRW acerca del uso de bombas de racimo y anunció la captura de una base militar georgiana en la ciudad de Senaki, unos 50 kilómetros dentro de la frontera georgiana desde Abjazia, en el segundo frente que Rusia abrió desde allí.

“Polonia se expone a un ataque en un cien por cien”, afirmó el general poco antes de recordar que la doctrina nuclear rusa permite el ataque con armas atómicas a aquellos países “aliados de países con armas nucleares siempre que les ayuden de alguna manera”.

Polonia firmó ayer finalmente el acuerdo con EE.UU. para la instalación de diez misiles interceptores de misil en su territorio conectados al sistema militar norteamericano. La instalación incluye una base de radar en la República Checa que cubre parte del territorio ruso. Las condiciones del acuerdo son secretas, pero el Kommersant y otras fuentes han señalado que el acuerdo incluye la modernización de la defensa aérea polaca, una inversión de 20.000 millones de dólares y acceso a los misiles antimisil de corto alcance Patriot norteamericanos.

Las negociaciones llevaban estancadas 18 meses, y la tacañería de EE.UU. a la hora de compensar a Polonia por exponerla a la ira rusa era motivo de amargura y decepción a nivel nacional en Polonia. El presidente ruso, Dimitri Medvedev, ha afirmado que el momento en que han firmado el acuerdo prueba que los misiles están dirigidos contra Rusia.

Medvedev recibió ayer a la canciller alemana Angela Merkel, que insistió en la obligación de preservar la integridad territorial de Georgia. Debió de ser un diálogo de sordos, porque en la misma rueda de prensa posterior, Medvedev afirmó que es improbable que abjazos, osetios y georgianos vuelvan a vivir juntos.

Por otra parte, Bielorrusia tomó nota de la reprimenda rusa por no haberle apoyado en los primeros día de la invasión, y anunció ayer el envío de 60 toneladas de ayuda humanitaria para Osetia y su disposición a acoger hasta a 2.000 niños de la zona.

Rusia cuestiona la integridad territorial de Georgia (resumen de prensa)

En el transcurso de una reunión inesperada entre los líderes de los dos territorios separatistas georgianos y el presidente ruso Dimitri Medvedev que tuvo lugar ayer, el ministro de Asuntos Exteriores, Sergéi Lavrov, declaró que “uno puede olvidarse de cualquier conversación sobre la integridad territorial georgiana porque, creo, es imposible convencer a Abjazia y Osetia del Sur para que acepten la lógica de que pueden ser forzados a integrarse en el estado georgiano”. La portavoz de la Casa Blanca Dani Perino reafirmó el compromiso de EE.UU. con la intergridad territorial georgiana y prefirió ignorar el comentario de Lavrov.

KommersantDurante la reunión con Medvedev, los líderes separatistas firmaron el acuerdo que Sarkozy logró que tanto rusos como georgianos aceptaran (pero no que firmaran, al menos en el caso georgiano y no ha habido informaciones acerca de la firma rusa). Tras la reunión, el presidente ruso afirmó: “Por favor, recuerden que la posición de Rusia no ha cambiado. Apoyaremos cualquier decisión tomada por los pueblos de Osetia del Sur y Abjazia… y no sólo les apoyamos, sino que seremos sus garantes tanto en el Cáucaso como a lo largo del mundo”.

Por otra parte, el ejército ruso ha comenzado a recoger pruebas para la investigación sobre un posible genocidio cometido por los georgianos contra los osetios al bombardear Tsjinvali. Afirman que 1.600 personas murieron en los bombardeos georgianos, cifra que no ha podido ser confirmada todavía por ninguna fuente independiente.

Mientras las organizaciones juveniles cercanas al partido de Putin, Rusia Unida, celebraron una vigilia en Moscú para honrar a los muertos surosetios el miércoles por la noche, la televisión rusa mostraba a un prisionero de guerra georgiano afirmando que Saakashvili le ha obligado a participar en una guerra a la que él no quería ir, que él no era voluntario sino leva. De ser cierto, podría suponer una violación del artículo 13 de la Convención de Ginebra, sobre el trato debido a los prisioneros de guerra.

El diario ruso Kommersant informaba que la compañía gasista estatal rusa, Gazprom, ha sido la primera en ofrecer, ayer, la compra de gas a Azerbayán, país vecino a Georgia que comenzará pronto a exportar gas del Mar Caspio. Georgia es parte del proyecto Europeo para traer gas del Caspio a través del gasoducto Nabucco, al que nos referiremos en el futuro.

La situación en Georgia

Las informaciones relativas a la retirada de los rusos de la estratégica ciudad de Gori eran contradictorias a lo largo del día de ayer. El propio ministerio del Interior georgiano había anunciado de madrugada que los rusos entregarían la ciudad a la policía a lo largo del jueves, para alertar a primera hora de la tarde de que no era así. Un general ruso fue citado el martes diciendo que al menos tardarían dos días en retirarse.

Gori está situada en el corazón de Georgia. Si tomamos un mapa del país, como éste, podemos ver que la ciudad está situada en el único valle que atraviesa el país de Este a Oeste, lo demás es montaña o meseta de acceso complicado. Más aún, la vía férrea principal queda cortada, así como la carretera más utilizada, sin el control de Gori.

Han surgido informaciones acerca de explosiones, posiblemente de mortero, durante una posible retirada de las tropas rusas. El NYT ha publicado una excelente crónica relatando el ambiente entre los soldados rusos en Gori. Recoge más detalles acerca del saqueo de las milicias de voluntarios y mercenarios del Cáucaso Norte y concluye con la captura de dos georgianos con placas de identificación del ministerio de Defensa georgiano: “(…) ‘Por favor, déjenos ir’, dijo uno de los hombres de pie ante el oficial con las manos en la nuca. ‘No’, respondió, ‘¿Para que vuelvas a disparar a mis hombres?’ El georgiano dijo: ‘¿Cómo voy a alimentar a mi mujer e hijos?’ El oficial dijo que los hombres serían entregados a las autoridades de en Vladikavkaz [Osetia del Norte, territorio ruso], justo al otro lado de la frontera, y que probablemente los intercambiarían por prisioneros osetios”.

En relación a los saqueos, el ministerio del Interior georgiano ha abierto una línea de denuncia para informar sobre saqueos, secuestros o civiles retenidos en zona de combate. En la madrugada de ayer, aterrizó un avión de transporte pesado de EE.UU. en el aeropuerto de Tbilisi con ayuda humanitaria.

El antiguo diario satírico eXile, que ha tenido que salir de Rusia ante el acoso del gobierno, ha publicado un reportaje fotográfico sobre el ambiente en las zonas de Tsjinvali y Gori.

ELPAÍS.com ha celebrado dos encuentros digitales con el embajador de Georgia en España, Zurab Pololikashvili, y el agregado de negocios de la embajada rusa, Alexander V. Surikov.

Bielorrusia y la libertad de prensa

En Bielorrusia, el presidente Alexander Lukashenko ha firmado una nueva ley de prensa draconiana que equipara los medios digitales a los escritos, permite el cierre de un medio por faltas menores e impide a los medios locales recibir financiación extranjera. Reporteros sin Fronteras, entre otros, ha protestado contra la nueva ley, que será objeto de análisis en La mirada al Este.

Según la carta que el director del Comité para la protección de los periodistas (CPJ) envió en su día a Lukashenko, la ley otorga la capacidad a los órganos del estado para suspender o cerrar cualquier medio si encuentran sus contenidos poco precisos, difamatorios, que “no corresponden con la realidad” o que “amenazan los intereses del estado o el público”. La ley la interpretación de estos términos en manos de los funcionarios públicos.

La misma ley requiere que todos los medios se registren con las autoridades tras cada cambio en su dirección, nombre o equipo editorial. Es obligatorio que todos los medios se registren al año de entrada en vigor de la ley. El CPJ considera esto un instrumento para denegar la licencia a cualquier medio. La violación de cualquier aspecto de la nueva ley es considerado delito, no falta, con las consecuencias penales que esto conlleva.

Al hecho de que la ley permitirá al estado restringir el acceso a la información por Internet, las autoridades han avisado repetidamente a los dueños de los cibercafés del país de que la publicación de contenidos subversivos desde sus establecimientos será también responsabilidad suya, llegando a amenazarles con el cierre. De este modo, crean un actitud vigilante entre los mismos dueños de los cibercafés sobre sus clientes.

Rusia incumple el alto el fuego en Georgia (resumen de prensa)

Buena parte de las noticias recibidas ayer de Georgia se han referido al incumplimiento por parte de Rusia del alto el fuego que se comprometió a acatar en un acuerdo de seis puntos aceptado por ambas partes el pasado lunes.

El enviado de la agencia Al-Jazeera  ha sido testigo de la destrucción de cinco barcos de los guardacostas georgianos por parte de una columna de tanques y camiones del ejército ruso en el puerto militar de Poti, en el Oeste de Georgia. Los 35 kilómetros que separan el puerto de la frontera con Abjazia hacen pensar que la columna rusa forma parte de los 9.000 soldados y 350 blindados con los que Rusia ha reforzado a las milicias separatistas. Abdel Hamid, el reportero de la agencia, ha afirmado que “(…) venían [los rusos] con la misión concreta de destruir todas las instalaciones militares de los georgianos”.

En ese sentido, varios medios han señalado que la presencia de tanques rusos en la ciudad de Gori, cercana a la frontera con Osetia del sur. Gori fue evacuada anteayer ante el avance inminente del ejército ruso. Los enviados describen una ciudad abandonada en la que los soldados rusos saquean cuanto pueden. El reportero georgiano Giorgi Lomsadze recogió el siguiente testimonio de un camionero georgiano que entró en la ciudad: “‘Hablamos pacíficamente’, dijo Tabashidze. Añadió que vio a un grupo de soldados saqueando un quiosco. Oyó algunos disparos y recogió los estremecedores testimonios de algunos residentes que se habían quedado acerca de la violencia perpetrada por mercenarios osetios y cosacos” (la presencia de mercenarios cosacos fue recogida en los primeros días de la invasión). En ese sentido, El País recoge hoy una información de France Presse desoladora, que confirma la BBC acerca del robo a punta de fusil en Gori. Son varios los medios que coinciden en informar del saqueo de aldeas georgianas en Osetia del Sur. También lo hace la ONG de protección de los Derechos Humanos, Human Rights Watch, con testimonios recogidos sobre el terreno, como suele hacer.

El Moscow Times recoge una información de agencia en la que el periodista sugiere que los bombardeos georgianos de los primeros días sobre Tsjinvali, la capital surosetia, se centraron en los edificios gubernamentales, dejado intactos los residenciales. Deja entrever que las casas que a día de ayer ardían en la capital separatista habían sido incendiadas por el ejército ruso: “Fuera de la ciudad [Tsjinvali tenía unos 30.000 habitantes] docenas de casas ardían junto a la carretera principal. Un oficial ruso dijo que algunas casas habían ardido durante días y que otras habían sido dañadas en la noche anterior por un único avión georgiano. Cuando un fotógrafo de AP pasó por las mismas aldeas en la mañana del lunes, ninguna había ardido. Los fuegos comenzaron en la noche del lunes, 24 horas después del fin de la batalla por la ciudad”. La información está fechada en el día de ayer.

Al mando de las tropas rusas en Osetia del Sur se encuentra el General Vladimir Shamanov, tristemente célebre por los desmanes contra la población civil que sus soldados cometieron en las dos guerras de Chechenia.

Luto y ciberataques

Por otro lado, el miércoles fue un día de luto en ambos países. Un miembro del Estado Mayor ruso, Anatoli Nogovitsyn, ha dado la cifra de 74 soldados rusos muertos, 171 heridos y 19 desaparecidos en los combates en Osetia del Sur y el territorio georgiano. El ministerio de Sanidad georgiano ha afirmado que 175 personas han perecido tras los ataques rusos, sin contar con los procedentes de Osetia del Sur.

Un nuevo aspecto sobre la guerra que se conoció ayer fueron los ataque por Internet a las páginas del gobierno georgiano, alojadas en servidores de EE.UU. Un directivo de la empresa de alojamiento que trabaja con el gobierno de Georgia afirma que los ataques comenzaron en las semanas previas al conflicto (mientras las escaramuzas con las milicias surosetias iban en aumento) y que terminaron al poco de que Moscú anunciara el fin de las operaciones. “Han estado atacando Georgia a través de Internet desde julio”, afirma. “Y aún lo están haciendo. Nuestro pobre técnico apenas ha podido dormir tres horas en los últimos cuatro días”, agrega. Durante el conflicto, la página del ministerio de Asuntos Exteriores georgiano fue trasladada a un servidor estonio y abrieron un blog para mantener la comunicación con el exterior. También la página del ministerio del Interior quedó inutilizada en varias ocasiones. El diario on-line georgiano Civil Georgia cayó varias veces durante la invasión y el diario The Messenger también optó por abrir un blog para sus enviados especiales a las zonas de combate.

Durante los disturbios por el traslado del monumento al soldado soviético en Tallinn, Estonia, en abril del año pasado, las páginas de los principales medios de comunicación y del gobierno estonio fueron atacadas desde Rusia. Esto llevó a la OTAN a plantearse incluir los ataques informáticos en el punto 5 del tratado, que activa la respuesta colectiva en caso de que un país miembro sea atacado.

En el apartado de represalias, EE.UU. ha cancelado unas maniobras navales que tenía previstas para la semana que viene con Rusia en Vladivostok, en el extremo oriental de Rusia.

En cuanto a la diplomacia, la OSCE ha decidido ampliar su misión de observadores de paz de 200 a 300 enviados.

Addenda

Por su interés, traducimos una de las conclusiones que John O’Sullivan, director de Radio Free Europe / Radio Liberty realiza tras un diálogo con los lectores de un diario canadiense:

“(…) quiero señalar que esta crisis no está saliendo ni como esperaban los rusos, ni como la mayoría de los observadores mejor informados esperaban hace unos días. Entonces parecía que sería una victoria rusa decisiva por la fuerza bruta. (…) Pero algo sorprendente ha ocurrido en los últimos dos días. Hoy la víctima, Georgia, todavía está en pie. Cinco presidentes europeos la han visitado hoy [por antenoche]. El señor Saakashvili se dirige a grandes masas llenas de sentimiento patriótico. Georgia está tomando acciones legales contra Rusia en La Haya. EE.UU. está enviando ayuda humanitaria. Esto no ha terminado. No es que la ONU o la UE hayan intervenido- más bien al contrario. Asumieron que Rusia ganado y desearon en silencio que Georgia estuviera quietecita. Pero esto no ha terminado (…)”.