Plantígrados- Por Juan Rodríguez Morales

plantigrados-ddhh-en-rusia-ya

¡Derechos Humanos en Rusia, YA!

Ráfaga informativa regional- Por La mirada al Este (Madrid)

 

Rusia: Miles de personas protestan en Chechenia por el asesinato de Markelov. Comienzan las especulaciones sobre los asesinos de Markelov y Baburova. Taducido al inglés el blog de la periodista asesinada. Rusia vende 10 cazas MIG-29 a Líbano. El incremento del gasto en diciembre, permitió a las empresas reducir los salarios retenidos a los trabajadores en un 40%, aunque todavía deben unos 110.000 millones de euros en salarios atrasados. Un magnate ruso Alexander Lebedev ha comprado el diario londinense Evening Standard. Un diario oficial publica las enmiendas a la Constitución. En Moscú, registros obligatorios del equipaje para todos los pasajeros procedentes del Cáucaso por avión. El Gobierno asegura que Al-Qaeda está presente en el Cáucaso.

Armenia: Armenia y Turquía, cercanas a la normalización de relaciones.

Georgia: Tbilisi ha rechazado la petición rusa de inspeccionar sus instalaciones militares. El gobierno autoriza a una empresa georgiana a abastecer de gas Osetia del Sur.

Ucrania: La comentarista política Yulia Latunina interpreta la última “guerra del gas”  como un intento ruso de promover a Tymoshenko frente a Yuschenko.

Azerbaiyán:El Gobierno insiste en sus acusaciones a Rusia de suministrar armas a Armenia. Condenado a 15 años un miembro de Al Qaeda.

Bielorrusia: El Fondo Monetario Internacional otorga un préstamo de 2.500 millones de dólares (1922 millones de euros a Minsk).

Asesinado de un tiro en la nuca un prominente abogado pro Derechos Humanos en Moscú- Por Pablo Veyrat (Madrid)

 

El agresor mató también a la periodista que le acompañaba

 

markelovEl abogado defensor de los Derechos Humanos Stanislav Markelov y la periodista del semanario Novaya Gazeta Anastasia Baburova fueron asesinados a tiros ayer a plena luz del día en el centro de Moscú. Salían de una rueda de prensa en la que Markelov, de 34 años, había anunciado que haría todo lo posible para evitar la puesta en libertad anticipada de un criminal de guerra condenado por el asesinato, y, según otras fuentes, también violación, de una joven chechena de 18 años en 2000. 

El asesino se acercó por detrás de Markelov y le descerrajó un tiro en la nuca y otro en la espalda con una pistola con silenciador, según fuentes de la investigación citadas por la prensa rusa. Falleció en el acto. Baburova, de 24 años, trató de perseguir al asesino, pero este se revolvió y le pegó un tiro en la cabeza. Llegó en coma al hospital y falleció horas más tarde. El autor de los disparos escapó por una boca de metro cercana. Testigos presenciales señalaron que tapaba su rostro con una máscara de esquí.

Markelov, conocido por defender a sindicalistas, activistas políticos y haber procesado a varios militares por abusos contra la población, había recibido amenazas de muerte recientemente, según el padre de la joven chechena Eliza Kungayeva. “ Me dijo el jueves por la noche:

anastasiababurova– Visa, estoy recibiendo amenazas.

– ¿Qué tipo de amenazas?- le pregunté.

– Si no dejo este caso, me matarán.

– ¿De quién son estas amenazas?- le pregunté.

– Estoy recibiendo mensajes de texto anónimos.

Entonces le dije que tal vez debería buscarme otro abogado. ‘No, voy a perseverar’, fue su respuesta”, ha explicado Visa Kungayev, padre de la joven chechena, al canal Russia Today.

El abogado había llevado varios casos contra el Estado ruso al Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo. Sus actuaciones contra neonazis rusos y mafiosos chechenos llevan a la Policía a sostener varias hipótesis sobre la autoría de su muerte. El Fiscal General del Estado, Yuri Chaika, se ha hecho cargo del caso. Había amenazas de muerte contra él en las páginas de Internet de varios grupos neonazis. Últimamente, trabajaba en el caso del asesinato en 2001 del también periodista de Novaya Gazeta, Igor Dommikov, muerto a martillazos por investigar una caso de corrupción en la petrolera Lukoil. Unos empleados de la petrolera enviaron una carta denunciando que la intención de los asesinos era intimidar a toda la redacción, según denunció en su día el Comité para la Protección de los Periodistas en una carta dirigida al entonces presidente, Vladimir Putin.

Paliza en el metro

En 2004, fue atacado por cinco hombre jóvenes en el metro de Moscú que, al grito de “¡Ya tienes lo que buscabas! ¡No habrá más discursos contigo!”, le dejaron inconsciente de un golpe en la cabeza, según denunció Amnistía Internacional en un memorando expresando su preocupación por la seguridad del letrado. Al recuperar la consciencia, habían desaparecido su teléfono móvil (donde guardaba los números de todos sus clientes), su pasaporte, documentos de identidad y su licencia como abogado. Su caro reloj suizo y su cartera sí estaban. No así varios documentos relacionados con sus casos. La Policía le acusó haberse autoinfligido las heridas y de falsificar los informes médicos y se negó a admitir ninguna denuncia del ataque. Por entonces, Markelov investigaba la desaparición y tortura de un ciudadano en Chechenia a manos de un miembro de la policía antidisturbios. El también abogado Robert Amsterdam cita además otro intento de asesinato, a manos de un borracho, al parecer inducido por la policía.

Markelov era también presidente y fundador del Instituto por el Imperio de la Ley, una ONG dedicada a la defensa de los Derechos Humanos en las zonas de Rusia más peligrosas, entre ellas Chechenia.

Estudiante de periodismo

Anastasia Baburova era estudiante nocturno de periodismo en la Universidad Estatal de Moscú y colaboraba con el semanario independiente Novaya Gazeta desde octubre del año pasado. Se especializaba en grupos políticos juveniles. El sábado pasado, citaba a Markelov en un reportaje sobre los neonazis rusos. Dos horas antes de su muerte, había entrevistado al abogado, según el director del semanario, Dimitri Muratov, que ha anunciado que la publicarán próximamente. Con esta última muerte, ya son al menos cuatro los periodistas que la revista de investigación ha perdido desde 2000, asesinados por hacer su trabajo. Entre ellos, figura Anna Politkovskaya, tiroteada a la puerta de su casa en 2006. Markelov había llevado varios casos sacados a la luz por la veterana periodista.

El asesinato de Markelov y Baburova ha conmocionado a la sociedad rusa por el descaro con que ha sido llevado a cabo: después del mediodía y a unos cientos de metros del Kremlin. “Incluso cuando el crimen organizado era rampante en los ’90, un asesinato de este tipo era considerado atrevido y horrible”, ha afirmado el corresponsal de la cadena de televisión rusaVesti.

Imágenes: El abogado Stanislav Markelov (arriba a la izquierda) y la periodista Anastasia Baburova (abajo a la derecha).

Plantígrados- Por Juan Rodríguez Morales (Madrid)

Plantigrados


Día de los Defensores de la Libertad- Por Viktor Denisenko (Vilnius)

 

El 13 de enero, Lituania recuerda a aquellos que defendieron la independencia del Estado hace 18 años, el 13 de enero de 1991, durante los trágicos eventos que tuvieron lugar cerca de la torre de televisión de Vilnius. 

Al amparo de la noche, las tropas soviéticas tomaron al asalto la torre de televisión del microdistrito de Karoliniškės y la central de televisión de la calle Konarskio. Una multitud tranquila rodeaba los edificios para protegerlos. Existía la esperanza de que Moscú no empleara la fuerza contra civiles pacíficos, pero fracasó. Fueron empleados tanques en los asaltos a ambos edificios, con 14 civiles muertos y otros 700 heridos. Estos terribles resultados llevaron al liderazgo soviético a desistir del asalto al Sóviet Supremo de Lituania (el Parlamento de entonces), que estaba protegido por más de 10.000 personas. Unos días antes, las tropas soviéticas habían tomado la imprenta estatal y saboteado la publicación de varios periódicos republicanos.

El 11 de marzo de 1990, el Sóviet Supremo de Lituania había aprobado la ley “Del restablecimiento de la independencia de la República de Lituania”, que incluía la retirada de la Unión Soviética. Desde ese momento, Lituania se encontraba en abierto desafío a Moscú. La fecha de la represión de los partidarios de la independencia no fue elegida al azar. En enero de 1991, la atención pública mundial se hallaba concentrada en la Primera Guerra del Golfo. El Kremlin esperaba que la supresión de la independencia lituana no despertara mucho interés.

A pesar de la intervención militar, la lucha por la restauración de la independencia continuó. Esa misma noche, tras la toma de la torre de televisión, la TV Independiente de Lituania retomó sus emisiones desde un estudio de reserva en la ciudad de Kaunas, la segunda más grande de Lituania. La prensa clandestina continuó saliendo y las instituciones del Estado independiente (policía, aduanas, etc) comenzaron a establecerse. La gente desarmada que no temió plantarse delante de los tanques se convirtió en el símbolo de la Restauración de la Independencia. 

La oficina del Fiscal General abrió por entonces una investigación sobre los eventos del 13 de enero que todavía permanece abierta. No se ha cerrado, ya que Rusia, país de residencia de los organizadores y perpetradores de las acciones criminales que buscaron derrocar el Sóviet Supremo legalmente constituido y que culminaron con la pérdida de vidas humanas, se niega a cooperar con los órganos legales de Lituania. El 12 de enero de este año, la Comisión Europea instó a Moscú a cambiar de postura y cooperar en la búsqueda y castigo de los culpables de los actos criminales de 1991.

La historia enseña que la libertad es un bien que a menudo se paga con sangre. Lituania recuerda a aquellos que dieron sus vidas hace 18 años por la independencia del país y que no temieron al totalitario imperio soviético. En parte gracias a sus actos heróicos, el país que una vez sufriera la ocupación soviética durante 50 años, disfruta hoy de los derechos de pertenecer a la Unión Europea.

Vídeo: Metraje del documental Krustceļš (La encrucijada), rodado en enero de 1991. Las imágenes corresponden a la llegada de las tropas soviéticas a la torre de televisión de Vilnius (YouTube).

Plantígrados- Por Juan Rodríguez Morales (Madrid)

 

Plantigrados

Plantígrados

¿Qué es recesión en Rusia?- Por Valeria Mingova (Moscú)

 

Por alguna razón, la noticia de que Rusia ha entrado en recesión no ha causado ninguna sorpresa ni entre la comunidad de expertos ni entre las masas o los representantes de la autoridad. O ya lo esperaban y por eso a nadie le sorprendió, o nadie imagina cómo nos puede afectar.

Nadie dudaba que Rusia se encaminaba hacia la recesión, pero preferimos aferrarnos a la esperanza de las bravas declaraciones del Gobierno acerca de que “la crisis rusa está en las bolsas y terminará a comienzos de 2009”, y pensar que los representantes del Gobierno ruso estaban en lo cierto cuando bombeaban dinero hacia los bancos.

petroleoruso1El sector bancario o, como es también conocido, el sistema circulatorio de la economía sobrevivió. Más aún, hoy en día, el sistema está saturado de liquidez y ni las obligaciones ni los activos de los bancos han sufrido crisis alguna. Pero esto no es ni bueno ni malo. Al dar dinero a los bancos, el Gobierno esperaba obtener a cambio una reactivación de la actividad económica, créditos a la actividad productiva, pero el dinero ha terminado encerrado en sus depósitos y no lo han compartido con nadie.

Por una parte, la decisión fue correcta. El superávit no es lo suficientemente grande para “poner a todos a cuenta”, y, si ocurre así, el dinero se termina y nadie puede sacar más. Pero por otra, ¿quién necesita un sistema bancario fuerte si los mecanismos crediticios están congelados y, peor aún, no tenemos a nadie a quien otorgar créditos? La producción se va a detener y nadie quiere o puede comenzar nuevas empresas. Y las que tenemos van a quebrar o vender y deslocalizar sus inversiones.

Mientras tanto, la crisis era considerada un problema de los mercados financieros. Sólo que los principales economistas del país subestimaron, parece, el hecho de que la crisis podía trasladarse a la economía real. Por eso no estaba listo el airbag de nadie. Y cuando, finalmente, el crecimiento industrial cayó un 8,5% en noviembre, comenzaron a alarmarse y declararon que la recesión estaba comenzando. Me parece a mí que de bene esse.

Por los libros de economía, sabemos que la recesión consiste en la reducción de la economía y de la producción industrial. Pero, ¿a la reducción de qué producción industrial nos referimos cuando hablamos de Rusia? O más exactamente, ¿a qué tipo de industria nos referimos? Según las estadísticas, los primeros lugares en la industria los ocupan las de la producción de petróleo, carbón, gas y metales pesados, su procesamiento y su distribución. Y, muy por detrás, tenemos a la metalúrgica, la alimenticia, la construcción y la fabricación de automóviles. 

Un PIB debilitado

Pero miremos más de cerca estos datos. Por ejemplo, qué podríamos imaginar al hablar de recortes en la producción de materiales de construcción cuando no eran, ni son ahora, suficientes para terminar los proyectos iniciados. Lo compramos todo en los países europeos. Más todavía, difícilmente encontrarán a nadie en Rusia que niegue que la mayor parte de los alimentos que consumimos procede de la importación y que la producción de comida en Rusia es sólo una pequeña parte de lo que se consume.

El mismo problema, lo tenemos con la microelectrónica, la producción aeronáutica, el sector de las telecomunicaciones y el de materias primas. Todo esto es PIB real, y en esto es en lo que debería consistir el PIB, tomado como un indicador real del desarrollo de un país, no como una bonita cifra que podemos enseñarle a todo el mundo presumiendo. De hecho, el crecimiento del PIB se debió exclusivamente a los precios del petróleo y el gas. Todo aquello relacionado con el abastecimiento energético se ha desarrollado sólo gracias a los altos precios de la energía.

Por cierto, la idea de que el PIB ruso crece gracias al petróleo y el gas se ve confirmada por las acciones del Gobierno. Es precisamente ahora cuando se empiezan a preocupar por el sector del gas y el petróleo. Los precios han caído y es por eso que se ha declarado la recesión en Rusia, el encogimiento del crecimiento económico. Y es nuestra caída productiva lo que deberían combatir en este momento. Y es por eso que, hace unos días, el primer ministro Vladimir Putin anunció otro plan para salvar la economía rusa, explicando que el Gobierno está desarrollando un nuevo plan para apoyar a… ¿a quién? A Gazprom, por supuesto. Otra producción de la carecemos.

Imagen: Pozo petrolífero ruso (Wikipedia)