Plantígrados- Por Juan Rodríguez Morales (Madrid)

 

plantigrados-opositores-bielorrusos

 

El régimen bielorruso muestra un gran ingenio en su trato a la oposición- Por Aleg Pershanka (Minsk)

 

Emblema del Ministerio de Defensa de BielorrusiaEn octubre de 2008, a pesar de el fraude en las elecciones recientes había sido evidente, la Unión Europea levantó las sanciones contra funcionarios bielorrusos, incluido Lukashenko. La Comisaria de Relaciones Exteriores y Política Europea de Vecindad, Benita Ferrero-Waldner, destacó la ausencia de prisioneros políticos como un paso adelante por la parte bielorrusa. Sin embargo, existen.

Nueve personas han sido sentenciadas a dos años, otra a uno y un menor a año y medio de libertad restringida sin ser enviados a centros penitenciarios por participar en protestas pacíficas de empresarios. Los condenados a esta pena no pueden salir del país o ser candidatos en elecciones. Tampoco pueden cambiar de lugar de residencia sin autorización de la Policía o participar en la vida pública. Están obligados a permitir la entrada de la Policía a sus domicilios en cualquier momento. Podemos hablar de arresto domiciliario, ya que sólo pueden estar en su casa y en el trabajo. Pueden ser objeto de un proceso criminal por infringir el régimen de cualquier manera.

Recientemente, la dictadura ha comenzado a poner en marcha otras tácticas. Los médicos son forzados a reescribir sus informes sobre activistas políticos jóvenes después de ser reclutados forzosamente para el Ejército. En 28 enero, agentes de policía y oficiales de reclutamiento llevaron a cabo auténticas redadas contra líderes juveniles por toda Bielorrusia. Trataron de llevarse al Ejército por la fuerza al líder del Frente Juvenil Iván Shyla, al de Moladz BNF Franak Vyachorka y al joven activista Zmitser Fedaruk. Franak Vyachorka fue localizado y arrestado en plena calle antes de ser trasladado a una unidad militar. Z. Zhaleznichenka y A. Kalita ya habían caído en manos de la leva.

El 16 de enero, Franak Vyachorka fue atrapado por la fuerza en el consultorio de un hospital al que habia acudido a hacerse un chequeo y confinado en la oficina de reclutamiento. Le dijeron que le transferirían a una unidad militar en cuestión de horas. Franak tenía una dispensa debido a una operación en el ojo y algunas enfermedades cónicas que padece. Tuvo que comparecer ante otra comisión médica en el hospital militar republicano. El 17, Vyachorka apeló su recluta y las acciones de los militares y el personal médico durante la leva. El militante juvenil exigía que las comisiones militares respetasen el principio de igualdad entre todos los reclutas.

“Organización no-registrada”

El tribunal del distrito de Savetski de Minsk avisó a los oficiales de reclutamiento que Vyachorka no podía ser llamado a filas hasta que su recurso no fuera considerado. Sin embargo, su caso fue juzgado en ausencia del interesado y a puerta cerrada. A pesar de sus problema de salud, Franak Vyachorka fue declarado apto para el servicio militar.

Ivan Shyla fue encontrado culpable hace año y medio de participar en una “organización no registrada”. Hace seis meses, fue expulsado del instituto antes de pasar su último examen de la secundaria. Bielorrusia es el único país europeo y uno de los pocos del mundo en que participar en una iniciativa u organización no registradas es delito. El código penal considera una violación de la ley cualquier asociación ciudadana, sin importar la finalidad.

Así que, aunque no existen prisioneros políticos como tales, virtualmente los hay. La dictadura priva a sus opositores de libertad con otras medidas, como arresto domiciliario o reclutamiento forzoso. Hace unos días, el secretario general del Comité de Helsinki sueco, Robert Hårdh, señaló acertadamente que el regimen bielorruso muestra un gran ingenio a la hora de perseguir a la oposición.

Yo preferiría que mostrara más ingenio en superar la crisis económica que arrecia a lo largo y ancho del país, más que en privar a la gente de libertad por sus opiniones polítcas o ejercer sus derechos básicos.

Imagen: Emblema del Ministerio de Defensa de Bielorrusia.

¿Quién ordenó asesinar a los opositores políticos?- Por Aleg Pershanka (Minsk)

 

Una acción callejera tuvo lugar en Minsk el 16 de enero. Una cadena humana con los retratos de los desaparecidos recordó uno de los eventos más importantes en la historia de la independencia de Bielorrusia. Como es habitual, fueron dispersados por la policía especial casi inmediatamente.

La historia de las desapariciones violentas de políticos en Bielorrusia es bien conocida en Europa. Una investigación independiente y adecuada de los casos de estas personas fue uno de los requisitos que la Unión Europea puso para mejorar las relaciones con Bielorrusia. Esto hace referencia a cuatro personas: Yuri Zajarenko (anterior ministro del Interior, desaparecido el 7 de mayo de 1999), Victor Gonchar (ex vicepresidente del Parlamento de Bielorrusia, desaparecido el 16 de septiembre de 1999), Anatoly Krasovski (empresario desaparecido con el señor Gonchar) y Dimitri Zavadski (cámara del canal ruso de televisión ORT, desaparecido el 7 de julio de 2000). Es de señalar que se celebraron elecciones presidenciales en 2001.

Cuatro personas del círculo más próximo a Lukashenko son sospechosas de asesinato político: el ex secretario del Consejo de Seguridad, previamente Fiscal General, Viktor Sheiman; el anterior ministro del Interior y ex ministro de Deportes y Turismo, Yuri Sivakov; el actual ministro del Interior, Vladimir Naumov y el anterior comandante de la Unidad de Reacción Rápida Especial bielorrusa, Dimitri Pavlichenko.

solid31

Hoy en día, parece claro que, anteriormente a las desapariciones, fueron empleados escuadrones de la muerte (unidades paramilitares) para hacerse cargo de jefes criminales y empresarios desleales al régimen.

Christos Pourgourides, miembro del Comité de Asuntos Legales y Derechos Humanos del Consejo de Europa, hizo constar su preocupación y sugirió que Dimitri Pavlichenko, junto a “altos cargos del Estado” habrían estado implicados en los asesinatos de varios personas, incluyendo a políticos veteranos. Afirmó que el entonces Jefe de la Policía Criminal de Bielorrusia, el general Lapatik, había acusado a Dimitri Pavlichenko del asesinato de Yuri Zajarenko en una nota manuscrita fechada el 21 de noviembre de 2000. También hizo constar sus sospechas de la implicación de Pavlichenko en las desapariciones de Victor Gonchar y Anatoly Krasovski.

Premio al acusado

La orden de arresto de Pavlichenko por el jefe del KGB bielorruso en 2000 aseguraba que  “los materiales recogidos en la investigación contienen datos fiables que confirman que Dimitri Vasiliyevich Pavlichenko es el organizador y cabecilla de un cuerpo criminal dedicado al secuestro y a la desaparición física de personas. En concreto, el grupo criminal encabezado por D.V. Pavlichenko estuvo implicado en el asesinato de G.V. Samoylov, líder del RNE [una organización regional bielorrusa no registrada], así como en el asesinato de otros individuos”. Los funcionarios de la Oficina del Fiscal General también emitieron una orden de arresto para el Secretario del Consejo de Seguridad Viktor Sheiman, sospechoso de secuestro y asesinato de personas.

Sin embargo, todo cambió radicalmente en unos días. Pavlichenko salió de la cárcel por una orden personal de Lukashenko. El 27 de noviembre de 2000, el presidente también reemplazaba al Fiscal General y al jefe del KGB. El Fiscal General fue sustituido por… Sheiman.

Una cosa bastante divertida ocurrió en 2004. El diario local Udarnyj Front publicó una carta en apoyo a Lukashenko. Había en ella un poema que ensalzaba al Jefe de Estado. Incluía las siguientes líneas:

“Con paso firme y tranquilo

Unidos en el recto camino

Ni tormentas ni guerras nos acecharán

¡Con un presidente como éste!”

Sin embargo, los cumplidos resultaron ser una trampa: componían un acróstico con la frase “Lukashenko es un asesino”. El subdirector del periódico fue despedido fulminantemente. El poeta nunca fue encontrado, ya que los redactores habían tirado el sobre en que el texto llegó al rotativo.

 

Imagen: Manifestantes con retratos de los desaparecidos forman una cadena humana en las calles de Minsk el pasado día 16 (Julija Darashenka / Nasha Niva).

Asesinado de un tiro en la nuca un prominente abogado pro Derechos Humanos en Moscú- Por Pablo Veyrat (Madrid)

 

El agresor mató también a la periodista que le acompañaba

 

markelovEl abogado defensor de los Derechos Humanos Stanislav Markelov y la periodista del semanario Novaya Gazeta Anastasia Baburova fueron asesinados a tiros ayer a plena luz del día en el centro de Moscú. Salían de una rueda de prensa en la que Markelov, de 34 años, había anunciado que haría todo lo posible para evitar la puesta en libertad anticipada de un criminal de guerra condenado por el asesinato, y, según otras fuentes, también violación, de una joven chechena de 18 años en 2000. 

El asesino se acercó por detrás de Markelov y le descerrajó un tiro en la nuca y otro en la espalda con una pistola con silenciador, según fuentes de la investigación citadas por la prensa rusa. Falleció en el acto. Baburova, de 24 años, trató de perseguir al asesino, pero este se revolvió y le pegó un tiro en la cabeza. Llegó en coma al hospital y falleció horas más tarde. El autor de los disparos escapó por una boca de metro cercana. Testigos presenciales señalaron que tapaba su rostro con una máscara de esquí.

Markelov, conocido por defender a sindicalistas, activistas políticos y haber procesado a varios militares por abusos contra la población, había recibido amenazas de muerte recientemente, según el padre de la joven chechena Eliza Kungayeva. “ Me dijo el jueves por la noche:

anastasiababurova– Visa, estoy recibiendo amenazas.

– ¿Qué tipo de amenazas?- le pregunté.

– Si no dejo este caso, me matarán.

– ¿De quién son estas amenazas?- le pregunté.

– Estoy recibiendo mensajes de texto anónimos.

Entonces le dije que tal vez debería buscarme otro abogado. ‘No, voy a perseverar’, fue su respuesta”, ha explicado Visa Kungayev, padre de la joven chechena, al canal Russia Today.

El abogado había llevado varios casos contra el Estado ruso al Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo. Sus actuaciones contra neonazis rusos y mafiosos chechenos llevan a la Policía a sostener varias hipótesis sobre la autoría de su muerte. El Fiscal General del Estado, Yuri Chaika, se ha hecho cargo del caso. Había amenazas de muerte contra él en las páginas de Internet de varios grupos neonazis. Últimamente, trabajaba en el caso del asesinato en 2001 del también periodista de Novaya Gazeta, Igor Dommikov, muerto a martillazos por investigar una caso de corrupción en la petrolera Lukoil. Unos empleados de la petrolera enviaron una carta denunciando que la intención de los asesinos era intimidar a toda la redacción, según denunció en su día el Comité para la Protección de los Periodistas en una carta dirigida al entonces presidente, Vladimir Putin.

Paliza en el metro

En 2004, fue atacado por cinco hombre jóvenes en el metro de Moscú que, al grito de “¡Ya tienes lo que buscabas! ¡No habrá más discursos contigo!”, le dejaron inconsciente de un golpe en la cabeza, según denunció Amnistía Internacional en un memorando expresando su preocupación por la seguridad del letrado. Al recuperar la consciencia, habían desaparecido su teléfono móvil (donde guardaba los números de todos sus clientes), su pasaporte, documentos de identidad y su licencia como abogado. Su caro reloj suizo y su cartera sí estaban. No así varios documentos relacionados con sus casos. La Policía le acusó haberse autoinfligido las heridas y de falsificar los informes médicos y se negó a admitir ninguna denuncia del ataque. Por entonces, Markelov investigaba la desaparición y tortura de un ciudadano en Chechenia a manos de un miembro de la policía antidisturbios. El también abogado Robert Amsterdam cita además otro intento de asesinato, a manos de un borracho, al parecer inducido por la policía.

Markelov era también presidente y fundador del Instituto por el Imperio de la Ley, una ONG dedicada a la defensa de los Derechos Humanos en las zonas de Rusia más peligrosas, entre ellas Chechenia.

Estudiante de periodismo

Anastasia Baburova era estudiante nocturno de periodismo en la Universidad Estatal de Moscú y colaboraba con el semanario independiente Novaya Gazeta desde octubre del año pasado. Se especializaba en grupos políticos juveniles. El sábado pasado, citaba a Markelov en un reportaje sobre los neonazis rusos. Dos horas antes de su muerte, había entrevistado al abogado, según el director del semanario, Dimitri Muratov, que ha anunciado que la publicarán próximamente. Con esta última muerte, ya son al menos cuatro los periodistas que la revista de investigación ha perdido desde 2000, asesinados por hacer su trabajo. Entre ellos, figura Anna Politkovskaya, tiroteada a la puerta de su casa en 2006. Markelov había llevado varios casos sacados a la luz por la veterana periodista.

El asesinato de Markelov y Baburova ha conmocionado a la sociedad rusa por el descaro con que ha sido llevado a cabo: después del mediodía y a unos cientos de metros del Kremlin. “Incluso cuando el crimen organizado era rampante en los ’90, un asesinato de este tipo era considerado atrevido y horrible”, ha afirmado el corresponsal de la cadena de televisión rusaVesti.

Imágenes: El abogado Stanislav Markelov (arriba a la izquierda) y la periodista Anastasia Baburova (abajo a la derecha).

Deporte y política en Bielorrusia- Por Aleg Pershanka (Minsk)

 

deporteypolitica2

 

Aunque Bielorrusia no es un país muy poblado (sólo somos 9,6 millones de habitantes), tiene bastante éxito en los deportes. En el ranking final por equipos de las Olimpiadas de Pekín, quedó en el puesto 16. Y la posición fue aún mejor en cuanto al número de medallas, quedando en el puesto decimotercero.

El país tiene una de las selecciones de hockey más fuertes del mundo. Este año, el equipo de fútbol de una ciudad pequeña, el BATE de Borisov, entró en la Champion’s League y recibió el martes pasado al Real Madrid, quedado 0-1. Y el equipo femenino de baloncesto logró el tercer puesto en el campeonato europeo de de 2007, detrás de Rusia y España.

En países con regímenes autoritarios fuertes, la frontera entre las autoridades y la sociedad civil, desaparece. Como resultado, la vida pública se politiza. El deporte, también.

El seleccionador nacional, Berndt Stange ha criticado recientemente la situación de la prensa y los medios deportivos en Bielorrusia. Entre sus críticas, ha mencionado la calidad de las retransmisiones de los partidos de fútbol, en las que los cámaras enfocan gradas vacías y muestran almacenes y baños en lugar de a los hinchas animando. Esto tiene sentido. Pero cuando hablamos de partidos jugados fuera de Bielorrusia, a los cámaras no se les ocurre hacer primeros planos de los asientos vacíos por la sencilla razón de que no quieren perder su empleo. La razón de este contraste es que, en el extranjero, los hinchas pueden entrar en el estadio con símbolos nacionales prohibidos en Bielorrusia. Si alguien apareciera en un partido en Bielorrusia con esos símbolos, se las tendría que ver con la policía.

deporteypolitica12A veces, la autocensura crea situaciones infinitamente ridículas. El mes pasado, el BATE recibió en casa a la Juventus y empataron 2-2. Dos días después, el Sportivnaya panorama, el diario deportivo oficial del Ministerio de Deporte y Turismo publicó en primera página fotografías del encuentro. Pero parecía que los colores del club habían cambiado sin razón alguna. En lugar de las bicolores amarillas, azules y amarillas del equipo que los hinchas habían llevado, ¡las fotografías los mostraban agitando la bandera oficial!

El director del periódico, Viktor Riabnin, tuvo que confesar más tarde que los colores habían sido alterados. Pero, en lugar de avergonzarse y pedir excusas, dijo: “Hay símbolos que no pueden ofender a nadie. Es imposible ofender con el amor, la educación y, más aún, con los símbolos del Estado” ¡Menuda inclinación ante las autoridades!

La razón del cambio es muy simple. Miren las fotografías. Los símbolos nacionales (la bandera de dos franjas horizontales blancas con una roja entre ambas y un caballero como escudo) fueron cambiados en el referéndum ilegal de 1996. Los emblemas soviéticos ligeramente modificados fueron asumidos como símbolos nacionales en su lugar. Hoy en día, por manifestarse o mostrarse con la bandera nacional, prohibida desde 1996, uno puede ser multado o sentenciado a 15 días de cárcel.

 

deporteypolitica41

 

bandera-bielorrusia-previa

 

Imágenes: Fotografía del encuentro en color (arriba) y en blanco y negro (abajo). Detalle de la portada del Sportivnaya panorama (a la derecha). Nótese la similitud de la bandera republicana (abajo) con la del BATE en la fotografía en blanco y negro. Fotografías de Antón Motolko.

Vándalos procesados- Por Aleg Pershanka (Minsk)

kurapaty

El 11 de noviembre el departamento de Interior de Minsk abrió procesos criminales contra dos jóvenes que habían sido detenidos en una zona de Minsk llamada Kurapaty en la tarde del 1 de noviembre. Dos activistas democráticos habían retenido a los dos borrachos de 18 y 20 años que habían estado destruyendo cruces en el camino que lleva al monumento conmemorativo de las víctimas del estalinismo. Muchos dudaron que las autoridades fueran a presentar cargos, ya que imaginaron que el ataque había sido inspirado por las fuerzas especiales bielorrusas.

Kurapaty es una zona tristemente famosa en las afueras de Minsk donde, según varias estimaciones, entre 30.000 y 200.000 personas inocentes fueron ejecutadas entre 1937 y 1941 por la policía secreta soviética. La propaganda comunista aseguraba que las fosas comunes procedían de los crímenes nazis. Sin embargo, el historiador Zianon Pazniak (en el exilio desde 1996 y hoy dirigente de un partido opositor) investigó la zona a finales de los ’80 y demostró que el Ejército alemán nunca entró en la zona y que, por tanto, no pudo matar a nadie allí. El descubrimiento y la exhumación de restos humanos en 1988 dio fuerza al movimiento democrático e independentista en Bielorrusia durante los últimos años de la Unión Soviética.

En 1993, cuando Bielorrusia era una república parlamentaria (1991-1994), Kurapaty fue declarado patrimonio histórico y cultural de la República de Bielorrusia y descrito como: “El lugar de eliminación de las víctimas de la represión política durante los años ’30 y ’40 en Kurapaty”.

Cada año, en noviembre, en el Dziady, (el día de Difuntos en la tradición bielorrusa), cientos de personas visitan el escenario de los crímenes de la represión política soviética. La primera de estas manifestaciones, en 1988, reunió a decenas de miles de personas y fue dispersada brutalmente por la Policía. Este año, los activistas demócratas estaban de guardia y lograron detener a los vándalos.

El hecho es que las autoridades nunca investigan los numerosos actos de vandalismo que se producen en Kurapaty. El monumento traído por el presidente de EE UU Bill Clinton en 1994 con la inscripción “Del pueblo de EE UU al pueblo de Bielorrusia” ha sido objeto de daños más de una docena de veces hasta ahora. Hace tres años, aparecieron esvásticas y símbolos satánicos en las cruces de recordatorio, pero los autores nunca fueron encontrados. Así que esta es la primera vez que detienen a alguien y, notablemente, no ha sido la policía, sino activistas civiles, los que han detenido a los vándalos.

Varias ONGs se dirigieron en su día a las autoridades pidiendo más vigilancia para Kurapaty. En respuesta, el departamento de Interior correspondiente les pidió dinero para hacerlo. ¡Y eso que es un monumento nacional de primera categoría! 

No sorprende entonces que borrachos sin nada que hacer deambulen por Kurapaty y otros lugares de este tipo (hay muchos lugares recordando las matanzas soviéticas en Bielorrusia). Las autoridades, que tienen control sobre los medios y por tanto influyen en la gente joven, trataron de hacer lo mismo hace unos años. En 2001, bajo el pretexto construir una autopista, trataron de destruir el monumento. La gente que se plantó frente a las excavadoras y pasó noches en tiendas de campaña hasta que las autoridades renunciaron a su plan, salvó un lugar sagrado. Los funcionario de la administración de Alexander Lukashenka no reconocen Kurapaty como escenario de crímenes soviéticos contra la Humanidad y nunca lo mencionan en público.

Imagen: Cruces y piedra conmemorativa en Kurapaty (Wikipedia)

Material adicional:

Reportaje fotográfico en el diario bielorruso Nasha Niva

Entrevista y artículo con el profesor Pazniak sobre Kurapaty

Dispersada en Minsk una protesta por los desaparecidos (revista de prensa)

Bielorrusia: La policía dispersó ayer a cerca de 50 personas que se reunieron en la Plaza de Octubre de Minsk, en el centro de la ciudad, para recordar a los políticos y periodistas desaparecidos en Bielorrusia bajo el mandato del actual presidente Alexander Lukashenka. Portaban retratos de los desaparecidos y banderas bielorrusas de la República de 1919 y de la Unión Europea.

Varios líderes de los partidos de la oposición democrática estaban presentes, entre ellos, el del Frente Popular Bielorruso, el del Partido Democrático Unido y el líder de los Comunistas. También acudieron el recientemente excarcelado como preso político Andrei Kim y la hija del disidente Alexnader Kazulin, Olga Kazulina. La mujer del vicepresidente del parlamento desaparecido Zinaida Hanchar estuvo presente.

Pasados entre 5 y 15 minutos, según las fuentes, docenas de agentes antidisturbios los expulsaron de la plaza y marcharon con ellos hasta otro lugar.  En un momento concreto, los manifestantes se negaron a seguir avanzando y comenzó la dispersión. Aquí pueden verse algunas fotos de la protesta, en la que  resultaron heridas unas diez personas.

El político Victor Gonchar y el empresario Anatoli Krasovsky desaparecieron el de septiembre de 1999. El anterior ministro del Interior, Yuri Zajarenko, lo hizo en mayo del mismo año, así como el cámara de la sección bielorrusa del canal ruso ORT Dimitri Zavadsky, que fue visto por última vez en julio de 2000.

Durante una visita del presidente Lukashenka ayer a la ciudad de Pinsk, el centro urbano fue clausurado durante dos horas, con los bancos, tiendas y edificios administrativos cerrados, y varios miembros de la oposición fueron invitados por la policía a reunirse con ellos. Cuando Lukashenka concluyó la inauguración del centro deportivo que le trajo a la ciudad, se retomó el funcionamiento normal y el transporte público volvió a funcionar.

Por otra parte, el embajador bielorruso en Francia presentó sus credenciales el lunes pasado al presidente Nicolás Sarkozy.

La República Checa se opuso el lunes al levantamiento completo de las sanciones a Bielorrusia. “Tenemos que asegurarnos de que las mejoras en Minsk sean una tendencia permanente y no un episodio aislado”, dijo el viceprimer ministro para Asuntos Europeos checo, Alexander Vondra.

El disidente político cuya excarcelación ha llevado a la Unión Europea a considerar seriamente el cambio de actitud hacia Bielorrusia, Alexander Kazulin, previno ayer a la Unión Europea contra un acercamiento exagerado a Minsk. Kazulin es partidario de un mayor acercamiento, pero sin recompensar prematuramente al régimen por “cambios en la fachada”. “A día de hoy, no tenemos ninguna prueba de que haya habido cambios importantes en la democratización de Bielorrusia”, declaró ayer Kazulin.

Rusia: El Servicio Federal de Seguridad (FSB) ha informado de la muerte anoche de 10 milicianos islamistas en la república norcaucásica de Daguestán, en Rusia. Los agentes federales emboscaron y atacaron con cohetes un minibús en el que aseguran que los milicianos transportaban armas. Un oficial del FSB resulto herido en el lugar y falleció posteriormente en el hospital.

Los analistas insisten en que la pobreza y la dura represión del Islam en todo el Cáucaso Norte están llevando a los jóvenes a acercarse a los movimientos guerrilleros de inspiración wahabita que, entre otros, ya controlan la resistencia chechena.

Por otra parte, el primer ministro ruso, Vladimir Putin, ha anunciado el incremento en un 27% de la partida presupuestaria rusa destinada a Defensa en 2009.

El comercio de acciones tuvo que ser suspendido ayer durante una hora en el mercado bursátil ruso después de que el índice principal, el RTS, cayera más de un 11,4 % a primeras horas de la tarde. El mercado financiero ruso ha sufrido y continua sufriendo fuertes pérdidas desde el inicio de la guerra en Georgia.

Ucrania: El embajador ruso en Ucrania, el ex primer ministro ruso Viktor Chernomirdin, ha instado al gobierno ucraniano a renovar el acuerdo de amistad y cooperación que ambos países mantienen y que, entre otras cosas, permite que la flota rusa alquile el puerto Sevastopol como base. El acuerdo incluye un principio de no agresión y el compromiso de ambos países de no integrarse en bloques militares. Esto último contraviene la intención de Kiev de integrarse en la OTAN. Chernomirdin ha recordado que el plazo para renovar el tratado expira el 1 de octubre.

Polonia: El Gobierno polaco ha suavizado su propuesta de castración química para los pedófilos. El cambio presentado introduce como requisito someterse a la castración química para obtener la libertad condicional. Este cambio no requiere alterar la Constitución.

P.V.