El régimen bielorruso muestra un gran ingenio en su trato a la oposición- Por Aleg Pershanka (Minsk)

 

Emblema del Ministerio de Defensa de BielorrusiaEn octubre de 2008, a pesar de el fraude en las elecciones recientes había sido evidente, la Unión Europea levantó las sanciones contra funcionarios bielorrusos, incluido Lukashenko. La Comisaria de Relaciones Exteriores y Política Europea de Vecindad, Benita Ferrero-Waldner, destacó la ausencia de prisioneros políticos como un paso adelante por la parte bielorrusa. Sin embargo, existen.

Nueve personas han sido sentenciadas a dos años, otra a uno y un menor a año y medio de libertad restringida sin ser enviados a centros penitenciarios por participar en protestas pacíficas de empresarios. Los condenados a esta pena no pueden salir del país o ser candidatos en elecciones. Tampoco pueden cambiar de lugar de residencia sin autorización de la Policía o participar en la vida pública. Están obligados a permitir la entrada de la Policía a sus domicilios en cualquier momento. Podemos hablar de arresto domiciliario, ya que sólo pueden estar en su casa y en el trabajo. Pueden ser objeto de un proceso criminal por infringir el régimen de cualquier manera.

Recientemente, la dictadura ha comenzado a poner en marcha otras tácticas. Los médicos son forzados a reescribir sus informes sobre activistas políticos jóvenes después de ser reclutados forzosamente para el Ejército. En 28 enero, agentes de policía y oficiales de reclutamiento llevaron a cabo auténticas redadas contra líderes juveniles por toda Bielorrusia. Trataron de llevarse al Ejército por la fuerza al líder del Frente Juvenil Iván Shyla, al de Moladz BNF Franak Vyachorka y al joven activista Zmitser Fedaruk. Franak Vyachorka fue localizado y arrestado en plena calle antes de ser trasladado a una unidad militar. Z. Zhaleznichenka y A. Kalita ya habían caído en manos de la leva.

El 16 de enero, Franak Vyachorka fue atrapado por la fuerza en el consultorio de un hospital al que habia acudido a hacerse un chequeo y confinado en la oficina de reclutamiento. Le dijeron que le transferirían a una unidad militar en cuestión de horas. Franak tenía una dispensa debido a una operación en el ojo y algunas enfermedades cónicas que padece. Tuvo que comparecer ante otra comisión médica en el hospital militar republicano. El 17, Vyachorka apeló su recluta y las acciones de los militares y el personal médico durante la leva. El militante juvenil exigía que las comisiones militares respetasen el principio de igualdad entre todos los reclutas.

“Organización no-registrada”

El tribunal del distrito de Savetski de Minsk avisó a los oficiales de reclutamiento que Vyachorka no podía ser llamado a filas hasta que su recurso no fuera considerado. Sin embargo, su caso fue juzgado en ausencia del interesado y a puerta cerrada. A pesar de sus problema de salud, Franak Vyachorka fue declarado apto para el servicio militar.

Ivan Shyla fue encontrado culpable hace año y medio de participar en una “organización no registrada”. Hace seis meses, fue expulsado del instituto antes de pasar su último examen de la secundaria. Bielorrusia es el único país europeo y uno de los pocos del mundo en que participar en una iniciativa u organización no registradas es delito. El código penal considera una violación de la ley cualquier asociación ciudadana, sin importar la finalidad.

Así que, aunque no existen prisioneros políticos como tales, virtualmente los hay. La dictadura priva a sus opositores de libertad con otras medidas, como arresto domiciliario o reclutamiento forzoso. Hace unos días, el secretario general del Comité de Helsinki sueco, Robert Hårdh, señaló acertadamente que el regimen bielorruso muestra un gran ingenio a la hora de perseguir a la oposición.

Yo preferiría que mostrara más ingenio en superar la crisis económica que arrecia a lo largo y ancho del país, más que en privar a la gente de libertad por sus opiniones polítcas o ejercer sus derechos básicos.

Imagen: Emblema del Ministerio de Defensa de Bielorrusia.

La mirada desde Minsk- Por Aleg Pershanka

¿Para qué necesita Lukashenka una central nuclear?

 

El 30 de septiembre, durante la sesión plenaria de Agencia Internacional de la Energía Atómica (IEAE, en sus siglas inglesas), la Asamblea General (parlamento) de Bielorrusia informó a sus miembros de que había decidido construir la primera central de energía nuclear en su territorio. Uno de los representantes permanentes de la República de Bielorrusia, Alexander Sychov, afirmó que la decisión había sido tomada tras sopesar cuidadosamente varias opciones para desarrollar la política energética del Estado.

El 31 de enero de 2008, Lukashenka firmó un decreto del Consejo de Seguridad acerca de la construcción de la central nuclear. Hay que destacar que el artículo 18 de la Constitución reza de esta manera: “La República de Belarus se pone como meta convertirse en un territorio no nuclear”.

Muchos científicos bielorrusos se oponen a la decisión de construir la central. Algunos de ellos establecieron en abril un comité llamado Para una Bielorrusia No Nuclear. Yégor Fediushin, presidente del Instituto Internacional de Tecnologías de la Información y miembro del comité afirmó que “durante toda la discusión sobre si construir o no la central, nadie ha citado ningún tipo de dato o prueba económica en defensa del proyecto para dotarnos de energía nuclear”. 

Los científicos reunidos en el comité aprobaron un llamamiento a sus colegas bielorrusos y de otros países. Aseguran que “Bielorrusia es el país que más ha sufrido las consecuencias de la nuclearización pacífica [en alusión al desastre de Chernobil]”. Por esta razón, los científicos consideran inadmisible la instalación de armas nucleares, la instalación de centrales atómicas o el almacenaje de residuos nucleares en su territorio.

Para el ex presidente de la Academia Nacional de las Ciencias Alexander Voitovich “el asunto le fue ocultado a la sociedad y casi no ha sido discutido a un nivel de expertos, digamos en la Academia de las Ciencias. Ahora sé cómo se toman las decisiones, incluyendo la de la Academia de las Ciencias: una orden llega desde ‘arriba’ y todo lo demás se ajusta a ella. No hay ningún tipo de análisis objetivo”.

La disposición a construir una central nuclear puede ser percibida como una prueba de la superación de las consecuencias del desastre de Chernobil y una razón para cancelar los programas de ayuda a los afectados. Recordemos que, a consecuencia de la mayor catástrofe tecnológica nunca vista, que tuvo lugar cuando el 26 de abril de 1986 estalló el cuarto reactor de la central nuclear de Chernobil, un 70% de todos los elementos radiactivos fue dispersado por el sudeste de Bielorrusia.

Las autoridades ocultan las cifras reales de las consecuencias de la tragedia y siguen destinando tierras bastante contaminadas a la agricultura. En 1999, el director del Instituto Médico de Gomel, Yury Bandazhevsky publicó los resultados de sus investigaciones. Estos desaconsejaban los planes de las autoridades de volver a cultivar las tierras contaminadas por el desastre de Chernobil y eran críticos con la venta y exportación de vegetales radioactivos. Fue arrestado poco después de la publicación de su informe, en el que criticaba a las autoridades. Durante un mes, nadie supo dónde estaba. Hasta que lo encontraron en la cárcel, donde fue sometido a tortura psicológica, interrogado a menudo durante la noche y dormía en el suelo de la celda, donde trataba de abrigarse con periódicos.

Al vigésimo tercer día su falsa desaparición, y sin la asistencia de un abogado, fue acusado de aceptar sobornos de estudiantes que querían entrar en la universidad. En 2001 le sentenciaron a ocho años de cárcel. Los expertos independientes señalaron hasta ocho violaciones de las leyes de enjuiciamiento criminal en su proceso y los testigos principales se negaron a ratificar sus propias declaraciones juradas contra el profesor. De cualquier modo, fue condenado. La comunidad internacional lo reconoció como preso político y salió bajo una amnistía en 2005.

Algunos analistas se muestran sorprendidos por los planes para construir la central nuclear, ya que, según sus cálculos, el proyecto no será rentable para la economía nacional, sino que provocará una crisis económica. El combustible de uranio se ha vuelto realmente caro y el problema del enterramiento de los residuos nucleares sigue sin solución. Hace 30 años, la IAEA esperaba construir 170 reactores nucleares, pero hoy en día considera un buen año si se erigen tan sólo tres o cuatro.

Si su planteamiento es acertado, sólo queda una explicación posible a para qué ha decidido Lukashenka comenzar el proyecto. Recientemente, las centrales nucleares están apareciendo en países subdesarrollados. Algunos tienen la intención de fabricar plutonio para crear un arma nuclear ¿Piensa tal vez el último dictador de Europa colocar a Bielorrusia en la misma lista que China, Irán, Turquía, Pakistán, Corea del Norte?

Boletín de prensa regional

Georgia: Las informaciones llegadas ayer señalaban que parte del ejército ruso se estaba retirando. En Gori, habían abandonado los accesos a la ciudad y ya no patrullaban los tanques por las calles. Sin embargo, mantenían cortada la autopista que atraviesa el país de Este a Oeste.

Las informaciones que parecían indicar una retirada resultan contradictorias con las que indican que los rusos están construyendo campamentos en varias partes del país. La agencia AP informa de que continúan ocupando la base militar de Senaki y de la construcción de tres campamentos en las inmediaciones del puerto de Poti (el mayor puerto del país). Hubo tensiones en la localidad de Ingoeti, el punto más cercano a la capital al que han llegado los blindados rusos, al presenciar los soldados georgianos cómo los rusos construían una cabaña de madera sobre una colina. Hay otras informaciones acerca de incidentes menores en otras partes del país. Las autoridades georgianas creen que es una puesta en escena y que no van a abandonar el país.

El general ruso Nogovitsyn, en su rueda de prensa diaria sobre el conflicto, ha explicado que el ejército ruso construirá dos líneas de cuartelillos en una zona de seguridad en torno a la frontera con Osetia del Sur.

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) indicó que había recibido autorización para entrar en Osetia del Sur. Había desplazado ya 17 enviados. Son los primeros trabajadores humanitarios que logran entrar en la region desde el inicio del conflicto. EL CICR anunció que abrirá una oficina en Gori, donde no ha apreciado grandes signos de destrucción, salvo por cinco bloques de viviendas con impacto de bombas y artillería. Han atendido a 1.000 heridos en Georgia.

Rusia: La televisión rusa ha mostrado hoy las imágenes del arresto de un militar ruso de origen georgiano acusado de espiar para Georgia. La detención tuvo lugar el pasado 13 de agosto, cuando los servicios de inteligencia informaron de la desarticulación de una red de espionaje georgiana compuesta por los diez espías que entonces detuvieron. “Es el mayor anuncio de la desarticulación de una red de espionaje en Rusia en muchos años y la primera vez que están implicados los georgianos”, explicó el analista ruso Andrei Soldatov. 

Por otra parte, Noruega anunció la “congelación de los vínculos militares con Moscú”. El mismo día, el Directorio Noruego de Petróleo y la Agencia Rusa de Recursos Derivados del Petróleo (Rosendra) firmaron un “memorando de entendimiento” en relación a la explotación del petróleo del Mar de Barents.

Bielorrusia: Liberados dos prisioneros políticos más, compañeros de Alexander Kozulin. Se trata de Sergéi Parsyukevich y de Andréi Kim.

EE.UU: Destacamos la dura respuesta de jefa de la diplomacia de Washington, Condoleezza Rice a la sugerencia de Nogovitsyn el pasado sábado de que la firma del acuerdo para instalar misiles interceptores en Polonia colocaba al país como objetivo prioritario de un ataque nuclear en caso de un conflicto atómico. “Cuando uno amenaza a Polonia, olvida, quizá, esto ya no es 1988. Es 2008 y EE.UU. (…) ha firmado un acuerdo garantizando defender el territorio polaco como si fuera el de EE.UU. Así que no es muy prudente lanzar ese tipo de amenazas a los vientos”, declaró Rice en referencia a las palabras de Nogovitsyn