Nuevos gestos diplomáticos distancian más a Rusia y Georgia (revista de prensa)

                               (Consulte el mapa de Asia Central y el Cáucaso)

· Gordon Brown toma conciencia de la amenaza que Rusia representa para la seguridad energética europea

· Rusia pide que no se le impongan sanciones y continúa acusando a EE.UU. haber instigado el conflicto

· Los refugiados georgianos no pueden volver a sus casa, según ACNUR

El primer ministro británico, Gordon Brown, ha tomado conciencia del riesgo de “ahogamiento” energético que la dependencia de Rusia conlleva y así lo relata hoy en una tribuna en The Observer, el dominical del diarioThe Guardian. “Ninguna nación puede ahogar energéticamente a Europa”, ha afirmado Brown tras mantener ayer una conversación “franca” con Medvedev. Ahora insiste en la necesidad de buscar fuentes alternativas de energía y en invertir seriamente en la construcción del proyecto europeo de gasoducto alternativo, Nabucco, prácticamente muerto después de las maniobras del conglomerado estatal ruso Gazprom en Bulgaria, Grecia, Serbia, Italia y, puede ser que también en Austria, para completar su propio proyecto rival.

Según el analista político del Guardian, es probable que la UE envíe observadores a Georgia para vigilar el cumplimiento del alto el fuego y que nombre a un enviado especial en la zona. Espera también el inicio de un cambio en la política de la Unión hacia Rusia. Pero apunta que sobre la cumbre flotará el fantasma de un corte de gas ruso el próximo invierno, algo que Rusia ya ha hecho en los últimos años años con distintos países.

En Georgia, esperan la imposición de sanciones “no contra la gente, sino contra la élite política”, según afirmó ayer el ministro de Reintegración. El mismo día, el primer ministro ruso, Vladimir Putin, pidió a la Unión Europea en una entrevista con un canal alemán que muestre “sentido común” y haga “un balance objetivo” de la situación. “Mentiría si dijera que no nos importa, que somos indiferentes”, relató el ex presidente refiriéndose a la posibilidad de recibir sanciones. 

Tbilisi también se ha retirado del acuerdo de alto el fuego y separación de fuerzas alcanzado en mayo de 1994 tras la guerra en Abjazia, en la que murieron entre 10.000 y 30.000 personas.  

Mientras tanto, el conglomerado estatal de gas ruso, Gazprom, ha firmado nuevos acuerdos con Turkmenistán para desarrollar y explotar nuevos yacimientos de gas y construir “nuevos gasoductos primarios” en la parte oriental del país.

Putin insiste en sus acusaciones

Por su parte, el primer ministro, Vladimir Putin, insistió ayer en que los instructores militares que EE.UU. tenía en Georgia participaron en los combates con el ejército ruso durante la ofensiva sobre su vecino: “¿Por qué permitió el mando de EE.UU. que sus civiles estuvieran donde no tenían derecho a estar, en la zona de operaciones? Y si lo hicieron, empiezo a sospechar que fue para organizar una pequeña guerra victoriosa”, afirmó Putin. “Y si eso fallaba, quería crear un enemigo a partir de Rusia para unir a los votantes en torno a uno de los candidatos presidenciales. Desde luego, el del partido gobernante, porque ese es el único partido con los recursos necesarios para esto”, continuó aireando sus sospechas el primer ministro ruso.

En Georgia, la portavoz de ACNUR en el país, Melita Sunjic, acusó ayer a Rusia de dificultar el retorno de los refugiados georgianos a sus pueblos aldeas en Osetia del Sur. “Si le dices a alguien ‘no podemos garantizar su seguridad’, no irá”, explicó Sunjic. Hay 2.000 refugiados en campos de la ONU en Gori y varios miles (el gobierno georgiano los cifró en 76.000 al mediados del conflicto) desperdigados por el país.

El gobernador de Gori asegura que los soldados rusos permanecen en las aldeas de alrededor de la ciudad e impiden a los refugiados volver a sus casas. Tampoco han llegado informaciones sobre la retirada de las tropas rusas del puerto de Poti, ciudad que mantienen ocupada desde hace ya casi dos semanas.

El blogger especializado en Rusia, Sean Guillory ofrecía hace unos días las pruebas de limpieza étnica en las aldeas georgianas de Osetia del Sur recopiladas por Human Rights Watch sobre el terreno durante los primeros días del conflicto.

Los analistas de EE.UU. se muestran preocupados por la posibilidad de que Rusia venda su sistema de misiles antiaéreos S-300 a Irán. Es uno de los sistemas más modernos del mundo, con capacidad para derribar aviones a una distancia de 130 kilómetros y posibilidades de coordinar el seguimiento simultáneo de hasta 100 blancos diferentes. Consideran que el acceso iraní a esta tecnología alteraría el equilibrio de fuerzas en la región, cuestionando seriamente la supremacía aérea de Israel y la posibilidad de bombardear las instalaciones nucleares de Irán. Los expertos creen que Rusia se reserva esta carta para jugarla a cambio de mayor margen de maniobra con Georgia y Ucrania.

Otras noticas de la región

Bielorrusia– Los gobierno de Bielorrusia y Moldavia han alcanzado un acuerdo para establecer una empresa petrolera conjunta que abastecerá al mercado moldavo de productos petroquímicos procendentes de Minsk. Esperan que empiece a funcionar a finales de este año.

Rusia– La periodista asesinada en 2006 Anna Politkovskaya hubiera cumplido 50 años ayer. Varias personas se reunieron ayer en el centro de Moscú en homenaje y recuerdo. “Politkovskaya era el corazón de Rusia… es el régimen quien la mató”, afirmó el activista pro Derechos Humanos ruso Sergey Kovalev. El ajedrecista y activista opositor Gary Kaspárov dio un discurso y pidió erigir un monumento en honor de la periodista.

Anna Politkovskaya, autora de varios libros y reportajes denunciando los abusos del Kremlin contra la población civil en Chechenia y el alcance de la corrupción entre el gobierno y la policía fue asesinada a tiros en la puerta de su apartamento en Moscú el 6 de octubre de 2006 en un crimen que presenta indicios de ser un asesinato por encargo. El gobierno ruso sugirió que su muerte fue planeada para dañar la imagen de las autoridades. Hay tres detenidos y un hombre bajo orden de búsqueda y captura.

Rusia– Dos soldados murieron ayer en sendos ataques en Chechenia atribuidos a guerrilleros independentistas. En el primero de ellos, murió un soldado y otros once resultaron heridos cuandos dos suicidas cargaron en un jeep lleno de explosivos contra una base militar en el distrito de Vedeno. En el segundo, murió otro soldado al estallar una bomba por control remoto. El domingo pasado murieron dos altos oficiales en un ataque con bomba y pistolas contra su vehículo.

Los analistas prevén un aumento de los ataques de los guerrilleros chechenos tras la invasión de Georgia. Piensan también que la decisión de reconocer la independencia de Abjazia y Osetia del Sur ha dado ánimos a los independentistas de la zona.

Georgia– Tbilisi ha endurecido el régimen de visados para los ciudadanos rusos después de cortar relaciones con Moscú. Ya no se otorgarán visados en la frontera, sino que los ciudadanos rusos tendrán que adquirirlos en un consulado georgiano (éstos permanecen abiertos en Rusia). 

Azerbayán: La Organización por la Liberación del Karabaj protestó ayer frente a la embajada rusa en Bakú. Bajo el eslógan, “Iros a casa, fuera del Cáucaso”, los manifestante entregaron un escrito a un representante ruso pidiendo la retirada de las tropas rusas del Cáucaso y de la región de Daqliq, en Nagorno-Karabaj. 

La invasión rusa de Georgia ha sido vista con inquietud en Azerbayán. La prensa y la sociedad lo han interpretado como un aviso a su país para que cooperen, ya que es uno de los productores de gas del Caspio y zona de paso obligado para el gas que Europa compre proveniente de Asia Central. Han surgido voces pidiendo la incorporación a la OTAN. El activista azerí, Emin Milli, ha lanzado una campaña informal para promover el ingreso de su país e la organización. Lo explicaba de esta manera:

“Nuestras posibilidades de entrar en la OTAN ha crecido junto a las de Georgia y Ucrania debido a la amenaza geopolítica que Rusia representa para occidente. La situación es similar a cuando Turquía fue admitida en la OTAN por miedo a que se volviera roja. No era un estado democrático, pero el ingreso en la OTAN la ayudó a desarrollar el camino a la democracia”

 

Pablo Veyrat

Preocupación en Occidente por los movimientos de Rusia (revista de prensa)

· Las potencias europeas, EE.UU. y la OTAN continúan insistiendo a Rusia para que cumpla con los seis puntos del acuerdo de alto el fuego

· Rusia presiona a Bielorrusia para que reconozca a Abjazia y Osetia del Sur como estados

· Medvedev acude a una reunión del Tratado de Cooperación de Shanghai

Las potencias occidentales continuaron ayer su ofensiva diplomática y mediática para empujar a Rusia a retirarse de Georgia y cumplir con las condiciones del alto el fuego pactado con mediación del presidente de la Unión Europea y de Francia, Nicolas Sarkozy. En ese sentido, la OTAN emitió un comunicado instando a Moscú a dar marcha atrás y a retirar el reconocimiento de Abajazia y Osetia del Sur como estados independientes que les concedió el martes pasado.

La canciller Angela Merkel fue el primer líder europeo en ponerse en contacto con Medvedev tras el anuncio de su decisión, según el diario alemán Der Spiegel y la agencia oficial rusa RIA-Novosti. En una conversación telefónica, le exigió la “la implementación inmediata” de los seis puntos del acuerdo de alto el fuego. Merkel, que habla ruso, explicó a la prensa que le había dejado claro a Medvedev “porqué condenamos el reconocimiento de Abjazia y Osetia del Sur”. El presidente ruso le habría dado “una explicación en profundidad a sus múltiples preguntas”, según citó la agencia rusa.

El ministro de Exteriores francés, Bernard Kouchner, se refirió a otras regiones con minorías rusas (como Crimea en Ucrania o el Transdniéster en Moldavia) como posibles próximos objetivos rusos en una entrevista en la emisora Europe 1 Radio. “Hay otros objetivos que uno puede suponer que son objetivos para Rusia”, afirmó el ministro.

El presidente de Ucrania, Viktor Yushenko declaró ayer que la decisón de Moscú era inaceptable y amenazó con incrementar el alquiler del puerto de Sevastopol a la flota rusa (actualmente, pagan 98 millones de dólares al año por ello). También impuso hace una semana una nueva condición a los barcos rusos: tendrán que someter al escrutinio de las autoridades del puerto cualquier movimiento quieran realizar con diez días de antelación. No hay informaciones que apunten que la armada rusa haya cumplido con esta nueva condición en los últimos días.

La situación política en Ucrania resulta complicada, con el bloque gobernante (salido de la Revolución Naranja tan odiada por Moscú) dividido y una fuerte oposición prorrusa apoyada por Rusia. El líder ésta, Viktor Yanukovich, ha cargado contra el gobierno utilizando los mismos argumentos rusos que vinculan el caso de las regiones separatistas georgianas con el de Kosovo, según el Eurasia Daily Monitor de ayer. El análisis menciona además la proximidad de un posible nuevo aumento del precio del gas que Rusia suministra a Ucrania.

Por otra parte, Radio Free Europe ha entrevistado a un analista italiano que explica las razones del perfil bajo de Roma en la crisis georgiana. En primer lugar, por una fuerte dependencia y relación comercial con Rusia, especialmente en materia energética (el gas, una vez más). La otra razón es el fuerte vínculo personal con el primer ministro ruso, Vladímir Putin, del que Berlusconi presume. Un aspecto interesante de la entrevista se refiere a que la Unión Europea pudo reaccionar con precisión y cierta parsimonia debido a que un país con peso internacional, acostumbrado a las batallas diplomáticas e intervenciones militares, como es Francia ejercía la presidencia. Pero el analista se pregunta qué hubiera pasado si un país como la República Checa o Polonia, con un historial de relaciones con Rusia diferente y con menos peso específico, hubiera ejercido la presidencia en este momento (como hará Polonia en el próximo semestre). Apunta que la UE no puede permitirse este tipo de giros de timón.

Rusia acude a la Organización de Cooperación de Shanghai

Rusia, por su parte, también está sopesando la nueva situación. El presidente ruso, Dimitri Medvedev, partió ayer hacia Dushambé, en Tayikistán, para reunirse con los estados miembros del Tratado de Cooperación de Shanghai, una organización que agrupa a cuatro de los cinco países de Asia Central (menos Turkmenistán), Rusia y China, durante dos días. Fuentes diplomáticas rusas dejaron entrever que Georgia sería el tema pricipal de la agenda.

Los analistas señalan que si bien Rusia encontrará comprensión entre los miembros de la organización, no puede esperar el reconocimiento de las regiones separatistas georgianas por parte de China, ya que ésta también tiene problemas similares en su territorio. Kazajistán y Kirguizistán alberga bases militares rusas y de EE.UU., por lo que tampoco es probable que quieran arriesgar su equilibrio dando un paso al frente a favor de los rusos. Otro foco de tensiones puede ser la diferencia de intereses respecto al futuro de la organización: mientras Rusia buscaría una mayor integración militar, China prefiere expotar el lado comercial de la asociación, especialmente después de su éxito internacional con la celebración de los Juegos Olímpicos.

En relación a la crisis georgiana, el general Nogovitsyn se mostró irritado ayer con lo que considera un agrupamiento de fuerzas navales de la OTAN en el Mar Negro. Tres barcos de guerra de EE.UU. se encuentran en la zona para transportar ayuda humanitaria, si bien Moscú acusa a Whashington de ser armas lo que transportan. Un patrullero de los guardacostas de EE.UU. se encuentra en el puerto georgiano de Batumi, según la agencia AP.

También están presentes tres barcos más: la fragata española Almirante Juan de Borbón, un barco polaco y otro alemán. La presencia de cuatro buques turcos no ha podido ser confirmada, aunque fue citada el pasado martes por los medios. Refiriéndose la Convención de Montreux, de 1936, que regula el tránsito de buques de guerra por los estrechos del Bósforo y de Dardanelos otorgando su control a Turquía, afirmó que la OTAN no puede permanecer indefinidamente en la zona.

Rusia ha enviado al crucero Moskvá, buque insignia de su flota del Mar Negro a Sujumi, la capital de Abjazia, junto con otros dos barcos de misiles menores. Rusia ha afirmado que espera evitar una confrontación con los barcos de la OTAN.

AP también citó al embajador ruso en Moldavia, Valeri Kuzmin. Éste afirmó que las autoridades moldavas deberían tomar nota de lo ocurrido en Georgia y evitar “una serie de eventos sangrientos y catastróficos”.

Rusia hizo saber también a Bielorrusia que espera que reconozca a Abjazia y a Osetia del Sur como estados soberanos. El embajador ruso en Minsk, Alexander Surikov, sugirió que ambos territorios podrían pasar a formar parte de la futura unión política que Rusia y Bielorrusia planean desde 1997. De este modo, ambos territorios habrían quedado prácticamente anexionados a Rusia.