Lukashenko, obligado a dar un paso atrás- Por Aleg Pershanka (Minsk)

 

Acostumbrado a jugar entre Occidente y Rusia y a obtener considerables beneficios económicos de ésta asegurando ser su principal aliado, Lukashenko ha limitado extremadamente sus opciones. Sus relaciones con la elite rusa comenzaron a decaer a partir del conflicto petrolífero de finales de 2006.

lukashenjo-medvedevDurante la cumbre informal de San Petersburgo, Medvedev [el presidente ruso] encontro tiempo para reunirse personalmente con todos los líderes de la CIS, salvo Lukashenko. Él, por su parte, siguió comportándose de modo desafiante. En diciembre, su visita a Moscú, planeada de antemano, para la reunión del Consejo Superior de la llamada Unión [entre Rusia y Bielorrusia] fue pospuesta. La prensa rusa anunció que la cancelación del encuentro se debió a que la parte bielorrusa decidió incluir de pronto el asunto del gas en la agenda. Hace unos días, abandonó una sesión de la Asamblea Parlamentaria Ruso-Bielorrusa para irse a un pueblecito en Bielorrusia. Hay que destacar la presencia de los presidentes de los parlamentos de Osetia del Sur y Abjazia en aquella reunión. Al aprecer, Rusia espera que el parlamento bielorruso controlado por Lukashenko reconozca la independencia de estos estados autoproclamados.

Sin embargo, a medida que el tiempo pasaba y enero, el plazo para concretar un nuevo precio para el gas, se acercaba, Lukashenko tuvo que coger el teléfono, llamar a Medvedev y proponer una visita para ayer.

El presupuesto de Bielorrusia para 2009 estaba calculado contando con un recio de 140 dólares (unos 100 euros) por cada mil metros cúbicos de gas, lo que resulta bastante sorprendente e incongruente si tenemos en cuenta que, según los cuerdos firmados por ambas partes, el precio a partir de enero de 2009, debería rondar los 200 dólares (unos 140 euros). Varios expertos aseguran que este precio resulta catastrófico para la economía. Y, en la medida en que el precio del gas es más bien un asunto político más que económico en las relaciones bielorruso-rusas, en el sentido de que alimenta la fidelidad política, las autoridades de Minsk esperan acordar un precio menor a cambio de ciertos acuerdos en las relaciones.

Situación delicada

Por un lado, el precio del gas podría mantenerse al mismo nivel o crecer al margen de la la tercera caída consecutiva del precio del petróleo. Por el otro, los directivos de Gazprom han anunciado que no ven razones para venderle el gas a Bielorrusia por menos de 200 dólares.

El martes pasado, las declaraciones de Lukashenko acerca del gas fueron eliminadas o tuvieron una presencia marginal en las agencias de noticias oficiales. Había dicho que las negociaciones son duras cada año y que este no iba a ser distinto. La omisión de estas fechas puede entenderse si uno piensa que este conflicto, a diferencia del de 2006, supone una amenaza mucho mayor para Lukashenko dada la situación económica actual.

Hace dos años, el intento de hacer que Rusia mantuviera un precio bajo desato el pánico en la sociedad acerca de la posible devaluación de la moneda bielorrusa. Los ciudadanos vendieron mucha moneda cambio de divisas extranjeras, pero esto apenas supuso un problema. Causar problemas en las negociaciones supone un alto riesgo en un momento en que Bielorrusia está perdiendo 500 millones de dólares (unos 358 millones de euros) mensuales en reservas de oro y divisas, siendo estas de tan sólo 2.000 millones de dólares (unos 1.433 millones de euros) por el momento. Cualquier afirmación fuera de tono puede tener consecuencias catastróficas para el sistema bancario. Y los problemas económicos están poniendo en su lugar al que fuera un dictador seguro de sí mismo.

Imagen: El presidente bielorruso, Alexander Lukashenko (a la izquierda), estrecha la mano del ruso Dimitri Medvedev a su llegada ayer a Moscú (AP vía Daylife)

Anuncios

La UE continúa su acercamiento a Bielorrusia para desánimo de la oposición (revista de prensa)

Bielorrusia: El líder opositor Lyavon Barshchevsky acusó el pasado jueves a Occidente de planear la legitimación del régimen de Lukashenka ignorando el “fraude masivo” que acusa al Gobierno de planear para las próximas elecciones legislativas del 28 de septiembre. “Círculos occidentales muy influyentes se están preparando para reconocer, aunque no sin límites, al [próximo] parlamento y estrechar lazos con él (…) La política dictada desde fuera consiste en dejar a la oposición sin dinero, atarla de pies y manos y decir entonces que es débil”, explicó Barshchevsky, que también anunció la retirada de su formación, el Frente Popular Bielorruso, de las elecciones. 

“Creo que el parlamento no puede ser reconocido, y que la situación electoral es peor que en 2004”, añadió. Sólo 46 de las 1.900 solicitudes presentadas por los partidos de la oposición democrática han sido admitidos como delegados electorales en mesas y comisiones, según el grupo de Derechos Humanos Vyasna.

El que fuera candidato opositor en las presidenciales de 2006, Alexander Milinkevich, también piensa que las elecciones serán falseadas, pero considera el acceso a la Cámara una oportunidad única. “Si la oposición consigue entrar en el Parlamento, querrá decir que han sido nombrados [por el Gobierno] (…) Pero aún así habremos conseguido lo que no hemos tenido en una docena de años: la oposición representada ante las autoridades”, explicó al diario ruso Vremya Novostei el Premio Sajárov 2006.

El ministro de Exteriores polaco, Radoslaw Sikorski realizó ayer una visita sorpresa a su homólogo bielorruso, Sergéi Martinov, en Minsk y ambos “examinaron en detalle el estado y las perspectivas de la cooperación bilateral en materia económica y consular”, según informaron fuentes diplomáticas bielorrusas. Antes de su visita, el ministerio polaco informó que el jefe de su diplomacia “abordaría cuestiones que pudieran servir para la normalización y el desarrollo de las relaciones con Bielorrusia, como la seguridad fronteriza, el tráfico de mercancías y la cooperación energética”. Sikorsky justificó su visita en la liberación de los presos políticos en agosto pasado.

En las últimas dos semanas, la Unión Europea y EE.UU. han emitido varios mensajes de acercamiento al Gobierno de Lukashenka, destacando como un gran avance la liberación de tres presos políticos a mediados de agosto. EE.UU. ha levantado algunas sanciones económicas y la UE, con Polonia a la cabeza, ha invitado al ministro de Exteriores bielorruso a su reunión informal de cancilleres de este lunes en Bruselas para discutir el acercamiento a Minsk. Ambas potencias han condicionado el deshielo de las relaciones a una notable mejoría en la calidad democrática en las elecciones parlamentarias del próximo día 28. Suecia ya ha mostrado interés en aumentar su presencia en el mercado bielorruso.

En relación a las elecciones, el presidente de la Asociación Bielorrusa de Periodistas, Alexander Antsipenka, ha criticado la cobertura informativa dada por la prensa bielorrusa a la campaña electoral por estar excesivamente centrada en elogiar los preparativos de las autoridades. Pero señala que, a diferencia de las legislativas de 2004, los medios estatales no atacan esta vez a la oposición ni publican acusaciones contra los candidatos.

El abogado estadounidense especializado en crimen organizado de origen ruso Emanuel Zeltser continúa detenido en una prisión del KGB (el servicio secreto bielorruso). Su juicio y el de su secretaria, Vladlena Funk, fue celebrado en secreto el pasado 30 de julio. Su medicación contra la diabetes fue calificada como “droga ilegal” por las autoridades bielorrusas, que no le permiten seguir ningún tratamiento en la cárcel. Su abogado y las autoridades norteamericanas temen por su vida. 

Zeltser es un abogado de pasado poco claro. Nacido en la antigua República Soviética de Rusia, emigró en la veintena a EE.UU. en los años ’70 para reaparecer a principios de los ’90 reconvertido en abogado experto en crimen organizado ruso y participar en un escándalo bancario en Nueva York relacionado con uno de los bancos-estafa que desnudaron a la inocente población rusa de entonces de sus ahorros a través de estafas que prometían un interés soberbio a cambio de los ahorros de toda una vida. No han trascendido las razones que le llevaron a Bielorrusia el pasado 12 marzo, cuando fue arrestado. Sus socios denuncian que el magnate Boris Berezovsky se la tiene jurada y colabora habitualmente con el Gobierno bielorruso. Permanece detenido desde entonces y sólo su abogado y un médico han tenido acceso a él.

Georgia: El presidente de Osetia del Sur, Eduard Kokoity afirma hoy, en una entrevista con Pilar Bonet en El País, la intención de su Gobierno de lograr que la provincia llegue a formar parte de la Federación Rusa algún día, tal vez mediante la incorporación a la Unión entre Rusia y Bielorrusia que ambos estados están diseñando, aunque el propio presidente bielorruso, Lukashenka, la ha dado por congelada tras la última guerra con Georgia. 

El presidente abjazo, Sergéi Bagapsh, también contempla la misma vía y afirmó el pasado jueves la próxima solicitud de ingreso de Abjazia en la Comunidad de Estados Independientes (organización que agrupa a las repúblicas ex soviéticas salvo los países bálticos) y en otras organizaciones y tratados post soviéticos. Bagapsh confirmó que su Administración planea la firma de un acuerdo con Rusia para la instalación de una base militar permanente en suelo abjazo.

Rusia: Russia Today, el canal ruso en inglés financiado por la agencia pública RIA-Novosti, publicó ayer una charla con el presidente ruso , Dimitri Medvedev, en el Círculo de Discusión de Valdai , organizado por la misma agencia. He aquí algunos fragmentos que juzgamos de interés:

“Había muchas ilusiones a principios de los ’90 y, a medida que el país se desarrollaba, muchas fueron destruidas. Desafortunadamente, los últimos eventos [la guerra en Georgia] significan el fin de esas ilusiones. Ilusiones acerca de que el mundo es justo; que un sistema de seguridad basado distribución política de los recursos actual es óptimo y mantiene el mundo equilibrado (…)”

“Tanto para mí, como para la sociedad rusa, [la invasión de Osetia] fue la pérdida de la última ilusión: que el actual sistema de seguridad mundial era fiable. Tenemos que crear un nuevo sistema de seguridad (…) El mundo ha cambiado casi en un instante después de esos eventos. Pensé entonces que, para Rusia, el 8 de agosto fue como el 11 de septiembre para Estados Unidos”.

“Ayer discutimos el rearme de las fuerzas armadas rusas. Tendremos que cambiar algunas prioridades, pero todo lo demás sigue igual. No necesitamos un país cerrado y militarizado tras un telón de acero. No quiero vivir en un país así. Una vez lo hice: era gris y aburrido (…) Tendrían que haber invitado a Rusia a unirse a la OTAN hace mucho tiempo ¿De qué tenían miedo? Ahora, por descontado, tendríamos menos problemas. Ese fue un grave error. Y el segundo error fue que cualquier país que estuviera dispuesto a faltarle el respeto a Rusia adquiría el derecho a estar en la OTAN”.

“Cuando me reuní con Saakashvili por primera vez como presidente, le dije que nuestra política hacia la integridad territorial de Georgia seguía igual (…) Andaba correteando como un perrillo diciendo: ‘reunámonos y discutamos, iré a Sochi [ciudad rusa del Mar Negro, residencia de verano del presidente]’. Le dije, ‘ok, hagámoslo. Estaré encantado, tal vez firmemos un acuerdo para descartar el uso de la fuerza’ (…) Entonces, nuestro socio cercano, Condoleezza Rice, vino y el chico parecía como hechizado. Dejó de llamar y declaró: ‘no necesitamos ir a Sochi, dejémoslo tal vez para final de año’. Bueno, esa es tu elección. Comenzó a prepararse para la guerra”.

“Mi más firme convicción personal es que, desafortunadamente, en Rusia no se comprende el valor de la ley. He dedicado mucho tiempo a estudiar este problema, en la teoría y en la práctica. El problema está a la vista en cualquier lugar: en los problemas cotidianos, en los negocios, a nivel de los funcionarios o del mismo Estado. Por eso, la lucha contra el nihilismo legal fue uno de los puntos principales de mi campaña. Tenemos ciertas ventajas en este aspecto. Nuestro país tiene un sistema legal desarrollado, con buenas facultades de derecho; un país que se ha desarrollado dentro del sistema legal europeo durante 300 años. Así que los fundamentos no están mal. El asunto son los hábitos que han sido adquiridos, esa es la parte más complicada”.

 

Imagen: El ministro de Asuntos Exteriores polaco, Radoslaw Sikorski, en su etapa de ministro de Defensa (2005-2007)

 

P.V.                

 

Rusia prepara la integración Abjazia y Osetia (revista de prensa)

· Indecisión en la Unión Europea sobre si adoptar sanciones con Rusia

· Moscú obtiene escaso apoyo internacional de sus aliados

· Irán, principal beneficiado de la nueva coyuntura regional

“Un único estado unido y ruso” fue el futuro próximo para Osetia del Sur que anunció ayer el vicepresidente del parlamento de Tsjinvali, Tarzan Kokoity (de notable parecido físico con el presidente, Eduard Kokoity), según cita hoy el diario británico The Times (la información no ha podido ser contrastada con otras fuentes). El político afirmó que su pueblo se integraría en el mismo estado que sus connacionales de Osetia del Norte, y de esta manera en la Federación Rusa. El ministerio de Asuntos Exteriores ruso se limitó a explicar que estaban preparando por instrucción del presidente Medvedev varios tratados de “paz, cooperación y asistencia mutua” con Osetia del Sur y Abjazia. Fuentes abjazas señalaron que cederían su representación exterior al gobierno ruso. Moscú también planea instalar dos bases militares en Abjazia y una en Osetia del Sur, según citó la agencia Interfax.

Georgia anunció ayer que cortaba relaciones diplomáticas con Moscú.

El vicejefe de Estado Mayor ruso, Alexander Nogovitsyn, mostró el pasaporte de un ciudadano de EE.UU. (John Lee Michaels, nacido en 1967) en su rueda de prensa diaria  y aseguró que sus soldados lo habían encontrado después de un enfrentamiento con fuerzas especiales de georgianas.

Nogovitsyn también cifró en 18 los barcos de la OTAN presentes o de camino al mar negro. Hasta este momento, ha trascendido la presencia de tres fragatas (de España, Alemania y Polonia) realizando unos ejercicios programados de ante mano y cuatro fragatas de Turquía, dueña de toda la costa sur. Hay además tres barcos de EE.UU. repartiendo ayuda humanitaria en Georgia.

El primer ministro ruso, Vladimir Putin, sugirió durante una entrevista con la CNN el pasado jueves, y apoyándose en lo que los militares rusos le han dicho, que EE.UU. podría haber empujado a Georgia a invadir Osetia del Sur en un intento de favorecer al senador John McCain en su campaña electoral para las presidenciales del próximo 4 de noviembre. El ex presidente ruso no aportó ninguna prueba. Desde Washington consideraron “ridículas” y “obviamente falsas” estas especulaciones del ex presidente ruso. 

La reunión anual de la Organización del Tratado de Cooperación de Shanghai concluyó ayer con una declaración no comprometedora y sin que la organización reconociera la independencia de los territorios georgianos. Hubo buenas palabras para Rusia y la “preocupación” por el uso de la fuerza para resolver conflictos, pero ningún otro movimiento de utilidad para Moscú.

Sanciones para Rusia

El pasado jueves, el ministro de Exteriores francés, Bernard Kouchner, sugirió que la UE podría imponer sanciones a Rusia tras la reunión que el Consejo Europeo mantendrá el próximo lunes para analizar la crisis georgiana. Sin embargo, ayer, un diplomático francés descartó que la reunión fuera a culminar en este tipo de medidas. La UE sí pondrá las relaciones con Rusia “bajo observación”. Las mismas fuentes afirmaron que habían recibido señales desde el Kremlin de que Rusia tomaría represalias ante cualquier sanción que fuera decidida el próximo lunes.

En EE.UU., las organizaciones empresariales se mostraron confundidas el pasado jueves acerca de la posibilidad de que su gobierno impusiera sanciones a Rusia. El presidente del Consejo Nacional de Comercio Exterior, que representa a Boeing, Microsoft y General Electric entre otros,  Bill Reinsh, se mostró convencido de que Washington impondrá sanciones a Moscú, pero no obtuvo ninguna respuesta concreta tras sus contactos con las autoridades. “Fueron completamente herméticos (…). Pero salí de ahí con la impresión de que va a ocurrir algo, de que no hacer nada no es una opción”, explicó el empresario refiriéndose a sus consultas con el gobierno. La portavoz de la Casa Blanca, Dana Perino, informó a los periodistas de que era muy pronto para hablar de ninguna medida en concreto.

Las exportaciones rusas a EE.UU. alcanzaron los 19.400 millones de dólares en 2007, según fuentes de las Cámara de Comercio del país. De ellos, 11.000 millones fueron productos derivados del petróleo, resultando ser la principal exportación. El segundo bien en volumen comercial fue la bauxita (empleada para fabricar aluminio), con un valor de 1.400 millones de dólares. En combustibles y materiales nucleares, Rusia vendió 936 millones de dólares a EE.UU.

Por su parte, Washington exportó bienes por un valor de 7.400 millones de dólares a Rusia, principalmente aves, aviones, coches y material para extraer petróleo. Precisamente, el primer ministro Vladimir Putin informó en la entrevista con la CNN que iban a prohibir las actividades de 19 importadores de pollo norteamericanos en Rusia, alegando que habían ignorado las advertencias de los inspectores sanitarios.

Las cifras no incluyen el intercambio de servicios financieros e inversiones mutuas. “Rusia tiene invertidos unos 10.000 millones de dólares en EE.UU., sobre todo en manufacturas. Nosotros tenemos la misma cantidad invertida en ellos. Esto supone realmente un intercambio económico sustancial”, explicó Gary Litman, vicepresidente para Europa y Asia de la Cámara de Comercio de EE.UU.

Irán sale del foco

Algunos analistas norteamericanos comienzan a ver las ventajas que la invasión de Georgia han supuesto para Irán. Con la atención puesta Rusia, el riesgo de un ataque de EE.UU. a la potencia regional se diluye. 

Por otra parte, la nueva incertidumbre sobre la viabilidad de Georgia como ruta alternativa al gas y al petróleo ruso convierten a Teherán, dueño de las segundas reservas de gas mundiales (sólo después de Rusia), en prácticamente la única ruta de tránsito alternativa a Rusia para el gas de Asia Central. Esto puede tener un serio impacto sobre la dureza de las sanciones y relaciones diplomáticas del país con Europa.

Además, Irán ha condenado la acción de su principal valedor en el Consejo de Seguridad de la ONU, ya que también tiene varias minorías étnicas con movimientos independentistas, como los azeríes en el norte o los baluchis en el sur, además de cuatro millones de kurdos en la frontera con Irak. 

En este sentido, el primer ministro, Vladimir Putin, sugirió en una entrevista con la CNN que la colaboración con Rusia en relación a al programa nuclear iraní podría verse perjudicada si Europa y EE.UU. cortaban el diálogo.

Por otra parte, las autoridades bielorrusas manifestaron su apoyo el jueves al reconocimiento de independencia de Abjazia y Osetia del Sur por parte de Rusia. El embajador en Moscú aseguró que Minsk reconocería también las regiones como estados este fin de semana, aunque no hubo confirmación de su gobierno, que ha propuesto que el tema sea incluido en la agenda de la próxima reunión del Consejo del Tratado de Seguridad Colectiva (organización de defensa mutua integrada por Rusia, Bielorrusia, Armenia y las repúblicas de Asia Central salvo Turkmenistán) el próximo 5 de septiembre.

El presidente venezolano, Hugo Chávez, se convirtió ayer en el segundo líder internacional en apoyar el reconocimiento de los territorios georgianos. “Rusia ha reconocido la independencia de Abjazia y Osetia del Sur. Apoyamos a Rusia. Rusia tiene razón y defiende sus intereses”, declaró Chávez en un discurso televisado desde una explotación petrolífera. No aclaró si Venezuela reconocerá los dos territorios.

Preocupación en Occidente por los movimientos de Rusia (revista de prensa)

· Las potencias europeas, EE.UU. y la OTAN continúan insistiendo a Rusia para que cumpla con los seis puntos del acuerdo de alto el fuego

· Rusia presiona a Bielorrusia para que reconozca a Abjazia y Osetia del Sur como estados

· Medvedev acude a una reunión del Tratado de Cooperación de Shanghai

Las potencias occidentales continuaron ayer su ofensiva diplomática y mediática para empujar a Rusia a retirarse de Georgia y cumplir con las condiciones del alto el fuego pactado con mediación del presidente de la Unión Europea y de Francia, Nicolas Sarkozy. En ese sentido, la OTAN emitió un comunicado instando a Moscú a dar marcha atrás y a retirar el reconocimiento de Abajazia y Osetia del Sur como estados independientes que les concedió el martes pasado.

La canciller Angela Merkel fue el primer líder europeo en ponerse en contacto con Medvedev tras el anuncio de su decisión, según el diario alemán Der Spiegel y la agencia oficial rusa RIA-Novosti. En una conversación telefónica, le exigió la “la implementación inmediata” de los seis puntos del acuerdo de alto el fuego. Merkel, que habla ruso, explicó a la prensa que le había dejado claro a Medvedev “porqué condenamos el reconocimiento de Abjazia y Osetia del Sur”. El presidente ruso le habría dado “una explicación en profundidad a sus múltiples preguntas”, según citó la agencia rusa.

El ministro de Exteriores francés, Bernard Kouchner, se refirió a otras regiones con minorías rusas (como Crimea en Ucrania o el Transdniéster en Moldavia) como posibles próximos objetivos rusos en una entrevista en la emisora Europe 1 Radio. “Hay otros objetivos que uno puede suponer que son objetivos para Rusia”, afirmó el ministro.

El presidente de Ucrania, Viktor Yushenko declaró ayer que la decisón de Moscú era inaceptable y amenazó con incrementar el alquiler del puerto de Sevastopol a la flota rusa (actualmente, pagan 98 millones de dólares al año por ello). También impuso hace una semana una nueva condición a los barcos rusos: tendrán que someter al escrutinio de las autoridades del puerto cualquier movimiento quieran realizar con diez días de antelación. No hay informaciones que apunten que la armada rusa haya cumplido con esta nueva condición en los últimos días.

La situación política en Ucrania resulta complicada, con el bloque gobernante (salido de la Revolución Naranja tan odiada por Moscú) dividido y una fuerte oposición prorrusa apoyada por Rusia. El líder ésta, Viktor Yanukovich, ha cargado contra el gobierno utilizando los mismos argumentos rusos que vinculan el caso de las regiones separatistas georgianas con el de Kosovo, según el Eurasia Daily Monitor de ayer. El análisis menciona además la proximidad de un posible nuevo aumento del precio del gas que Rusia suministra a Ucrania.

Por otra parte, Radio Free Europe ha entrevistado a un analista italiano que explica las razones del perfil bajo de Roma en la crisis georgiana. En primer lugar, por una fuerte dependencia y relación comercial con Rusia, especialmente en materia energética (el gas, una vez más). La otra razón es el fuerte vínculo personal con el primer ministro ruso, Vladímir Putin, del que Berlusconi presume. Un aspecto interesante de la entrevista se refiere a que la Unión Europea pudo reaccionar con precisión y cierta parsimonia debido a que un país con peso internacional, acostumbrado a las batallas diplomáticas e intervenciones militares, como es Francia ejercía la presidencia. Pero el analista se pregunta qué hubiera pasado si un país como la República Checa o Polonia, con un historial de relaciones con Rusia diferente y con menos peso específico, hubiera ejercido la presidencia en este momento (como hará Polonia en el próximo semestre). Apunta que la UE no puede permitirse este tipo de giros de timón.

Rusia acude a la Organización de Cooperación de Shanghai

Rusia, por su parte, también está sopesando la nueva situación. El presidente ruso, Dimitri Medvedev, partió ayer hacia Dushambé, en Tayikistán, para reunirse con los estados miembros del Tratado de Cooperación de Shanghai, una organización que agrupa a cuatro de los cinco países de Asia Central (menos Turkmenistán), Rusia y China, durante dos días. Fuentes diplomáticas rusas dejaron entrever que Georgia sería el tema pricipal de la agenda.

Los analistas señalan que si bien Rusia encontrará comprensión entre los miembros de la organización, no puede esperar el reconocimiento de las regiones separatistas georgianas por parte de China, ya que ésta también tiene problemas similares en su territorio. Kazajistán y Kirguizistán alberga bases militares rusas y de EE.UU., por lo que tampoco es probable que quieran arriesgar su equilibrio dando un paso al frente a favor de los rusos. Otro foco de tensiones puede ser la diferencia de intereses respecto al futuro de la organización: mientras Rusia buscaría una mayor integración militar, China prefiere expotar el lado comercial de la asociación, especialmente después de su éxito internacional con la celebración de los Juegos Olímpicos.

En relación a la crisis georgiana, el general Nogovitsyn se mostró irritado ayer con lo que considera un agrupamiento de fuerzas navales de la OTAN en el Mar Negro. Tres barcos de guerra de EE.UU. se encuentran en la zona para transportar ayuda humanitaria, si bien Moscú acusa a Whashington de ser armas lo que transportan. Un patrullero de los guardacostas de EE.UU. se encuentra en el puerto georgiano de Batumi, según la agencia AP.

También están presentes tres barcos más: la fragata española Almirante Juan de Borbón, un barco polaco y otro alemán. La presencia de cuatro buques turcos no ha podido ser confirmada, aunque fue citada el pasado martes por los medios. Refiriéndose la Convención de Montreux, de 1936, que regula el tránsito de buques de guerra por los estrechos del Bósforo y de Dardanelos otorgando su control a Turquía, afirmó que la OTAN no puede permanecer indefinidamente en la zona.

Rusia ha enviado al crucero Moskvá, buque insignia de su flota del Mar Negro a Sujumi, la capital de Abjazia, junto con otros dos barcos de misiles menores. Rusia ha afirmado que espera evitar una confrontación con los barcos de la OTAN.

AP también citó al embajador ruso en Moldavia, Valeri Kuzmin. Éste afirmó que las autoridades moldavas deberían tomar nota de lo ocurrido en Georgia y evitar “una serie de eventos sangrientos y catastróficos”.

Rusia hizo saber también a Bielorrusia que espera que reconozca a Abjazia y a Osetia del Sur como estados soberanos. El embajador ruso en Minsk, Alexander Surikov, sugirió que ambos territorios podrían pasar a formar parte de la futura unión política que Rusia y Bielorrusia planean desde 1997. De este modo, ambos territorios habrían quedado prácticamente anexionados a Rusia.

Rusia reconoce la independencia de Abjazia y Osetia del Sur (boletín de prensa regional)

Para todos los detalles, remitimos a la excelente crónica del corresponsal Rodrigo Fernández en El País. 

A continuación, por su interés, traducimos el mensaje a la nación leído por televisión ayer en torno al mediodía por el presidente ruso, Dimitri Medvedev, tal y como lo ha proporcionado el Kremlin.

“¡Mis queridos compatriotas, ciudadanos de Rusia!

Sin duda alguna, estaréis al tanto de la tragedia de Osetia del Sur. El bombardeo de Tsjinvali al estilo de una ejecución nocturna llevado a cabo por el ejército georgiano produjo la muerte de centenares de nuestros civiles. Entre los muertos estaban los pacificadores rusos, que dieron su vida en cumplimiento de su obligación de proteger a mujeres, niños y ancianos.

El liderazgo georgiano, en violación de la Carta de Naciones Unidas, de sus obligaciones bajo acuerdos internacionales y contrariamente a la voz de la razón, desató un conflicto armado sobre civiles inocentes. El mismo destino le estaba reservado a Abjazia. Evidentemente, ellos, en Tbilisi, esperaban una guerra corta tipo blitzkrieg que hubiera puesto al mundo frente a hechos consumados. La forma más inhumana fue elegida para alcanzar este objetivo: la anexión de Osetia del Sur a través de la aniquilación de todo un pueblo.

Esta no era la primera vez que lo intentaban. En 1991, el presidente georgiano Gamsajurdia, habiendo proclamado el lema “Georgia para los georgianos”, ordenó ataques sobre las ciudades de Sujumi y Tsjinvali. El resultado consistió en miles de personas muertas, decenas de miles de refugiados y en aldeas devastadas. Y fue Rusia quien puso fin por entonces a la erradicación de los pueblos osetio y abjazo. Nuestro país dio un paso al frente como mediador y pacificador insistiendo en un acuerdo político. Al hacerlo, nos guiamos por el reconocimiento de la integridad territorial de Georgia. 

El liderazgo georgiano eligió otro camino. Confundió los procesos de negociación, ignoró los acuerdos alcanzados, cometió provocaciones políticas y militares, atacó a los pacificadores: todas estas acciones violaban burdamente el régimen establecido en las zonas de conflicto con apoyo de la ONU y la OSCE.

Rusia ha mostrado calma y paciencia constantemente. Hemos pedido repetidamente volver a la mesa de negociaciones y no nos desviamos de nuestra postura incluso después de la proclamación unilateral de la independencia de Kosovo. Sin embargo, nuestras propuestas al lado georgiano para cerrar acuerdos para descartar el uso de la fuerza con Abjazia y Osetia del Sur quedaron sin respuesta. Desgraciadamente, también fueron ignorados por la OTAN e incluso las Naciones Unidas.

Ahora ha quedado muy claro: una solución pacífica del conflicto no entraba en los planes de Tbilisi. El liderazgo georgiano se preparaba para la guerra, mientras que el apoyo político y material proporcionado por sus custodios extranjeros sólo servía para reforzar su propia percepción de impunidad.

Tbilisi hizo su elección en la noche del 8 de agosto de 2008. Saakashvili optó por el genocidio para obtener sus fines políticos. Al hacerlo, él mismo destrozó las esperanzas para una coexistencia pacífica entre osetios, abjazos y georgianos en un mismo estado. Los pueblos de Osetia del Sur y Abjazia se han pronunciado varias veces a través de referendums a favor de la independencia de sus repúblicas. Entendemos que después de lo que ha ocurrido en Tsjinvali y de lo que estaba preparado para Abjazia, tienen derecho a decidir su destino por sí mismos.

Los presidentes de Osetia del Sur y de Abjazia, basados en los resultados de los referendums llevados a cabo y en las decisiones tomadas por los parlamentos de las dos repúblicas, ha pedido a Rusia que los estados de soberanía de Osetia del Sur y de Abjazia. El Consejo de la Federación y la Duma Estatal han votado a favor de sus peticiones. 

Una decisión tiene que tomarse basada en la situación sobre el terreno. Considerando el deseo libremente expresado por los pueblos osetio y abjazo y guiados por las provisiones de la Carta de Naciones Unidas, de la Declaración de principios de derecho internacional regulando las relaciones amistosas entre estados de 1970, del acta final de la CSCE de Helsinki de 1975 y de otros instrumentos internacionales fundamentales, he firmado los decretos por los que la Federación Rusa reconoce las independencia de Osetia del Sur y Abjazia. 

Rusia invita a otros estados a seguir su ejemplo. No es una elección fácil de hacer, pero representa la única oportunidad de salvar vidas.”

Las reacciones en Occidente han sido de rechazo. El presidente de turno de la UE, Nicolás Sarkozy ha convocado una cumbre para discutir la respuesta europea el próximo lunes.

Bielorrusia: La Unión Europea emitió ayer un comunicado en el que planteaba que la reciente liberación de presos políticos en Bielorrusia podría llevar a una “revisión de las sanciones” impuestas a Bielorrusia. Estas medidas incluyen la prohibición de viajar a la UE para Lukashenka y otros altos cargos del gobierno.

EE.UU. y la UE impusieron las sanciones a Minsk tras las eleciones presidenciales de 2006, que consideraron amañadas por el gobierno bielorruso.

También el delegado del Secretario de Estado de EE.UU. para Asuntos Europeos y de Asia, David Merkel, consideró necesario “dar pasos en la normalización” de las relaciones entre EE.UU. y Bielorrusia. Pero aclaró que estos pasan por que las próximas elecciones permitan a la oposición hacer oir su voz y sean más limpias que las anteriores.

Rusia desafía a Occidente con el posible reconocimiento de las regiones separatistas georgianas (resumen de prensa)

·Rusia se retirará de varios acuerdos previos para el acceso a la Organización Mundial del Comercio

·El presidente ruso relaciona la solución del conflicto del Transdniéster con la guerra por Osetia del Sur

·Sarkozy convoca una cumbre especial de la Unión Europea para tratar la situación en Georgia

·EE.UU. y la UE mantienen sus críticas a la ocupación rusa del puerto de Poti

Las dos cámaras del parlamento ruso aprobaron ayer resoluciones instando al presidente ruso, Dimitri Medvedev, y a los parlamentos del mundo a reconocer a Osetia del Sur y a Abjazia como estados independientes. La decisión queda en manos de Medvédev. Las resoluciones pueden ser utilizadas como medida de presión sobre occidente, ya que el partido presidencial, Rusia Unida, controla ambas cámaras y la resolución ni se habría planteado sin la aprobación del liderazgo ruso. De este modo, Rusia queda a una firma de dar un paso que la situaría frente al resto del mundo en el sustento de dos nuevos “estados” no reconocidos por una ONU que insiste en afirmar el principio de la integridad territorial georgiana.

Los dos líderes independentistas, el surosetio Eduard Kokoity y el abjazo Sergéi Bagapsh, hablaron ante el senado ruso. Kokoity afirmó que el caso osetio reviste mayor legitimidad politica y legal que el de Kosovo, territorio cuya independencia no ha sido reconocida ni por la ONU ni por España, pero sí por EE.UU., Francia y el Reino Unido. Por entonces, Rusia ya advirtió de que no veía diferencias entre Kosovo y los territorios georgianos en disputa.

Yendo más allá, Medvedev  aseguró que Rusia “está preparada” para una ruptura completa de relaciones con la OTAN. “No necesitamos una colaboración ficticia en la que nos rodean de bases por todos lados, arrastran más estados al bloque del Atlántico Norte y nos dicen ‘no os preocupéis, todo está bien’. Por supuesto que eso no nos gusta”, afirmó el presidente ruso. La OTAN suspendió la semana pasada toda colaboración militar con Rusia y las reuniones del Consejo Rusia-OTAN mientras continuaran los soldados rusos en Georgia. 

Ahondando más en la brecha creciente con EE.UU. y la Unión Europea, el primer ministro y elector de Medvedev como su sucesor en la presidencia, Vladimir Putin, anunció que Rusia se retirará de algunos acuerdos necesarios para su incorporación a la Organización Mundial del Comercio (OMC). La agencia AP informó lo siguiente:

“Durante una reunión del gobierno el lunes, el primer viceprimer ministro, Igor Shuvalov, dijo que Rusia continuaría con las negociaciones para acceder a la OMC, pero que se retiraría de algunos acuerdos que suponían una carga innecesaria para Rusia. 

‘Debemos informar a nuestros socios de la necesidad de retirarnos de algunos acuerdos que actualmente contradicen los intereses de la Federación Rusa’, dijo Shuvalov según la agencia RIA-Novosti.” 

Putin apoyó los comentarios de su segundo repitiendo sus argumentos. Antes del conflicto en Osetia, sólo obstaculizaban el ingreso de Rusia en la organización, los vistos buenos de Georgia y Ucrania, pero no parecían imposibles. La OMC requiere que sus 153 miembros aprueben el ingreso de uno nuevo. El gobierno ruso ya ha descartado su acceso por al menos un año. 

Los acuerdos de los que se retirarán no han sido desvelados, ya que, según Shuvalov, están negociando con los países implicados. Aunque los pactos serían retomados una vez Rusia entrara en la OMC, citó la agencia Interfax al alto cargo ruso.

Respuesta de Washington y Bruselas

Las maniobras de Moscú fueron rechazadas desde Washington y tomadas con cautela en Bruselas. Un portavoz de la Casa Blanca respondió que la resolución del parlamento ruso era “inaceptable” y anunció que el vicepresidente, Dick Cheney, visitaría la región la próxima semana. El itinerario será: Azerbayán, Georgia, Ucrania e Italia. Recordó también que las centenares de soldados rusos siguen desplegados en el puero de Poti, donde no les corresponde estar, según el acuerdo de alto el fuego que Rusia y Georgia pactaron. Cerca de 1.000 georgianos se manifestaron el pasado domingo frente a un control ruso en el que unos soldados cavaban una trinchera. Manifestantes y pancartas con el lema “Go home!” (iros a casa en inglés), fueron disueltos con disparos al aire.

El presidente de turno de la UE, el francés Nicolas Sarkozy, convocó ayer una cumbre europea para discutir la situación en Georgia. Su ministro de Asuntos Exteriores, Bernard Kouchner, que medió entre Medvedev y Saakashvili, descartó que la Unión imponga sanciones económicas a Rusia en el futuro. 

La canciller alemana, Angela Merkel, declaró en una rueda de prensa en Estocolmo sentirse “muy preocupada” por la resolución parlamentaria rusa. “Espero que el presidente no firme la resolución”, afirmó. Merkel ha desarrollado una intensa actividad diplomática desde el alto el fuego. Al poco de aceptar el acuerdo ambas partes, se entrevistó con Medvedev en Sochi, donde le instó a retirarse de Georgia, y con Saakashvili en Tbilisi. Después de Suecia, visitará hoy Estonia y después Letonia y Lituania para tratar la crisis georgiana. El primer ministro polaco, Donald Tusk, explicó que había hablado con Merkel ayer por la mañana “para lograr una postura europea más uniforme, dura y categórica en el contexto de la crisis en el Cáucaso”. Merkel ha sido la única líder europea capaz mantener una relación cordial con el Kremlin y de amonestarle por la represión de la oposición política y los abusos de los Derechos Humanos en Chechenia. Rusia planea la construcción de un gasoducto por el Báltico para suministrar gas directamente a Alemania.

Maniobras en el Mar Negro

Por otra parte, el ministerio de Defensa ruso anunció la salida de maniobras de un crucero de misiles, el Moskvá, basado en el puerto ucraniano de Sevastopol, al Mar Negro. Fuentes del ministerio han explicado que el buque comprobará el funcionamiento de sus sistemas de comunicaciones, radio y equipos técnicos. Rusia no ha ocultado su irritación por la presencia de nueve barcos de guerra de la OTAN en el Mar Negro, dos de EE.UU. (con otro en camino), cuatro turcos, uno polaco, y uno español (el Almirante Juan de Borbón, del tipo F-100 y una de las primeras naves europeas equipadas con el sistema de combate AEGIS).

El buque insignia de la Sexta Flota de EE.UU., el USS Mount Whitney, cargó ayer ayuda humanitaria destinada a Georgia en su base italiana. Se trata de un auténtico cuartel general flotante con capacidad par transmitir datos con seguridad a EE.UU. a través de múltiples sistemas.

El pasado domingo, el presidente ucraniano, Viktor Yuschenko, se dirigió al país en el marco de la celebración del 17º aniversario de la independencia de la antigua URSS. “Tenemos que acelerar el trabajo para lograr entrar en el sistema europeo de seguridad y aumentar las capacidades defensivas de nuestro país”, dijo por televisión. “Sólo estos pasos podrán garantizar nuestra seguridad y la integridad de nuestras fronteras”, añadió. El apoyo ucraniano a Georgia ha provocado alusiones a la propiedad de la península de Crimea en Rusia. Ésta fue transferida por Jrushchev a Ucrania en 1954, a pesar de la carga sentimental que tiene en el imaginario ruso. La presencia de una minoría rusa en la región y las acusaciones no confirmadas de que Rusia está repartiendo pasaportes entre los habitantes de la zona, han levantado el temor en un país escenario de la Revolución Naranja, modelo de cambio político temido y odiado por el Kremlin, que lo ve como un instrumento de desestabilización occidental.

La OTAN exige a Rusia la retirada de Georgia (resumen de prensa)

·Rusos y georgianos intercambian prisioneros

·Salen algunos blindados de la ciudad de Gori

·Los osetios quieren una base militar rusa

·Lukashenko ensalza la “sabiduría” de la intervención militar rusa

El Consejo del Atlántico Norte, que reunió ayer en sesión extraordinaria a los ministros de Asuntos Exteriores de los 26 miembros de la OTAN, exigió a Rusia que cumpla el acuerdo de alto el fuego pactado con Georgia bajo mediación de Francia y que retire su ejército de su vecino del sur hasta los límites anteriores al conflicto. Como primeras medidas de advertencia, la organización suspendió el funcionamiento del Consejo Rusia-OTAN hasta que se cumpla la retirada rusa y amenazó con suspender en parte o completamente la cooperación militar con Rusia en el futuro.

Respecto a Georgia, la organización anunció la creación del Consejo Georgia-OTAN para analizar las relaciones con Georgia y el envío de una comisión de 15 observadores para cuantificar los daños sufridos por el país tras la invasión. 

El secretario general, Jaap de Hoop Scheffer, explicó: “estoy dispuesto a discutir cualquier cosa y a argumentar todo, pero no en unas circunstancias en que las tropas rusas están ocupando gran parte de Georgia, no en unas circunstancias en las que las fuerzas rusas no se están retirando como prometió su presidente”. “¿Qué valor tiene una promesa hecha sobre el papel y a través de contactos con líderes de países aliados si no es cumplida?”, añadió. Suecia anunció el lunes la suspensión de los entrenamientos conjuntos así como de los intercambios militares con Rusia y pidió el fin de actividades que llevan a la “desestabilización” de Georgia, como la destrucción de infraestructuras.

El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Sergéi Lavrov, respondió acusando a la OTAN de no ser “objetiva” y de estar “sesgada”. “Me parece que la OTAN trata de convertir al agresor en víctima, de limpiar la imagen de un régimen criminal, de rescatar a un régimen caótico y que está en camino de rearmar al liderazgo georgiano presente”, afirmó el ministro.

El director del Servicio Federal de Seguridad (el FSB), el servicio secreto ruso, Alexander Bortnikov, advirtió de que los servicios especiales georgianos planean atentados terroristas en suelo ruso, en concreto en la zona sur cercana al Cáucaso. Recientemente, el primer ministro, Vladímir Putin, firmó una orden cerrando las fronteras con Georgia y Azerbayán a los ciudadanos ajenos a los países de la CEI (la Confederación de Estados Independientes, que alberga a la mayoría de los países ex-soviéticos). La orden pretende cerrar el paso a posibles terroristas y al tráfico de armas por la región.

Por otra parte, la OSCE anunció ayer que había alcanzado un acuerdo con las autoridades rusas para enviar 20 observadores militares a zonas cercanas a Osetia del Sur como primer envío de los 100 que pretende desplegar en la zona.

El diario Kommersant informó ayer en su edición inglesa de la disolución del gobierno de Osetia del Sur. Añadió como detalle que el dirigente surosetio Eduard Kokoity pidió la instalación de una base militar rusa en la provincia. El diario cita a analistas que aseguran que la élite surosetia está dividida tras la huida de Kokoity a una ciudad más segura durante la invasión y la permanencia de algunos ministros para dirigir la defensa de Tsjinvali, lo que haría a Kokoity necesitar apoyo político de Moscú para mantener su autoridad.

En una señal de distensión, rusos y georgianos intercambiaron prisioneros en la carretera Gori-Tbilisi, cerca de la capital, en Ingoeti. Entre los cinco hombres devueltos por los georgianos a cambio de quince de los suyos figuran dos pilotos rusos derribados. Radio Free Europe pudo hablar con ellos poco antes de su liberación.

La misma emisora mantiene a un reportero en Gori, desde donde actualiza un blog con una periodicidad muy corta. Relata cómo de vez en cuando un par de blindados rusos dan una vuelta por la ciudad provocando teletipos de las agencias de prensa acerca de que “hay indicios de que los rusos están saliendo de la ciudad”. Poco después, los blindados vuelven a aparcar. Ha llegado ayuda humanitaria a la ciudad, así como han vuelto la electricidad y el agua. No así el gas, ya que el gasoducto principal está dañado. El general Borisov, a cargo de las tropas en la ciudad responde a las preguntas del periodista sobre la retirada con un “no lo sé. Honestamente, todavía no lo sé. Pero pronto”.

En la mañana de ayer, siete blindados rusos salieron de la ciudad a la vista de los periodistas. El día anterior, no les estaba permitida la entrada, pero ayer su visita había sido organizada por el ministerio de Asuntos Exteriores ruso.

Reunión Medvedev-Lukashenko

El presidente bielorruso se reunió ayer con el de la Federación Rusa, Dimitri Medvedev, en Sochi, cerca de la frontera con Abjazia. Anunciaron la firma para el próximo otoño de un acuerdo para crear un sistema de defensa aérea común, dentro del proyecto para crear una unión aduanera, económica y política en el que ambos países trabajan desde 1997.

En contraste con el silencio bielorruso durante los primeros días del conflicto, Lukashenko ensalzó la acción rusa en Georgia: “Fue una respuesta tranquila. La paz ha sido establecida en la región- y durará”. El ministro de Defensa ruso, Anatoly Serdyukov, anunció que Rusia continuaría suministrando armas a Bielorrusia a precio subsidiado como una prioridad.

Nota: El New York Times presenta hoy un vídeo con testimonios acerca de los asesinatos de georgianos a manos de milicias osetias en los alrededores de Tsjinvali durante el descontrol que siguió a la invasión rusa.

Imagen: Soldados rusos capturaron a una veintena de policías militares georgianos ayer en el Puerto de Poti. En la imagen puede apreciarse el emblema azul del vehículo blindado con las inciales MC (MS en alfabeto latino), que ostentaban las fuerzas de paz rusas antes del conflicto y en el que el ejército ruso transporta a los prisioneros. Rusia ha destruido abundante material e infraestructura militar en el puerto de Poti.