Últimas noticias sobre las relaciones turco-armenias- Por Ali Saltan (Ankara)

(A partir de hoy, Ali Saltan, sociólogo y fotógrafo turco, contribuirá a La mirada al Este con una columna quincenal sobre la perspectiva turca sobre el Cáucaso y el Mar Negro. Ali Saltan es el fundador de la revista de fotografía FotoRöportaj.org)


El partido de fútbol entre Turquía y Armenia de las eliminatorias de la Copa del Mundo del pasado 6 de septiembre de 2008 creó una atmósfera favorable entre dos países que no mantienen relaciones diplomáticas desde mediados de los ’90. El hecho de que el presidente armenio, Serzh Sargsyan, invitara al presidente turco, Abdullah Gül, a ver juntos el partido en Yereván y que éste aceptara dio comienzo a un cambio en las relaciones entre ambos países.

Para entender mejor este cambio favorable, resultará útil examinar el mapa político y social de Turquía antes del partido, a principios de este nuevo siglo. En cierto sentido, los comienzos de esta década fueron los años en que los conservadores liberales de derecha y los liberales de izquierda pudieron hacer oír su voz. De modo que el Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), apoyado en la tradición conservadora y con su discurso liberal, obtuvo el poder en las elecciones de 2003 con un amplio respaldo social. 

Gracias a este apoyo, y teniendo presente la gran importancia geopolítica de Turquía, el AKP se acercó de igual a igual a la Unión Europea y revolucionó la política exterior tradicional turca proyectando una imagen más fuerte, y a la vez más flexible, en Oriente Próximo. Esta nueva imagen encaja con aquella que Estados Unidos pretende modelar como una Turquía “democrática” como anticipo y arquetipo para las administraciones de los países de Oriente Próximo y el Cáucaso y de los estados musulmanes. Un ejemplo de esto, ha sido la implicación del país como mediador en el último conflicto entre Rusia y Georgia. En un intento de mantener su influencia en el Cáucaso, ha tenido que suavizar su postura respecto a Armenia.

 

funeral-dink

Además, tras el asesinato del periodista y escritor Hrant Dink el 19 de enero de 2007, la reacción social, y mundial, empujaron al AKP a no descuidar el asunto armenio. A la luz de estos elementos, la situación cobra más sentido y el acercamiento turco-armenio, se nos aparece como una mutua relación benéfica de autoprotección en un mundo en el que los equilibrios de poder están cambiando.

“Pido perdón a los armenios”

Si volvemos al período inmediatamente posterior al partido de fútbol en Yereván, podemos decir que han tenido lugar varios eventos favorables y que aún quedan más por llegar. Aunque sin orden alguno, las reuniones sin condiciones entre los ministros de Exteriores de ambos países se están sucediendo. En estas reuniones, los políticos que integran ambas delegaciones intercambian gestos de simpatía constantemente.

Estos acontecimientos son una oportunidad para avanzar en el camino de la paz con iniciativas como las que comenzó Hrant Dink y propiciar la multiplicación de las voces que piden la paz. La campaña “Pido perdón a los armenios”, iniciada hace dos meses por un importante sector de los intelectuales turcos es un buen ejemplo de esto. La iniciativa invita a los ciudadanos a rechazar la insensibilidad mostrada hacia los armenios por la negación de la Gran Catástrofe a la que los armenios otomanos fueron sometidos en 1915, a rechazar esta injusticia y a empatizar con los sentimientos y el dolor de sus hermanos y hermanas armenios. A pesar de las reacciones contrarias que la campaña ha suscitado, los 30.000 firmantes han logrado constituir una plataforma social para los armenios turcos y, por otro lado, mantener frescas las relaciones con Armenia.

Además, en el transcurso del proyecto que hemos llevado a cabo con el fotógrafo Ruben Mangasaryan (un proyecto para fotografiar ambas culturas, formas de vida, etc.) hemos constatado que los habitantes de ambos lados de la frontera la quieren ver abierta. Armenios y turcos saben que el turismo y el comercio les beneficiará a todos con una frontera abierta. De modo que, con el conocimiento de que las tragedias y hostilidades del pasado no pueden aportar nada al futuro, esperan a que las fronteras sean abiertas.

 

Imagen: Vista de la marcha del funeral del periodista armenio asesinado Hrant Dink el 23 de enero de 2007. Más de 100.000 personas marcharon por las calles de Estambul en señal de duelo y protesta por su muerte (Kerem Özcan / Wikipedia).

Anuncios

Rusia cuestiona la integridad territorial de Georgia (resumen de prensa)

En el transcurso de una reunión inesperada entre los líderes de los dos territorios separatistas georgianos y el presidente ruso Dimitri Medvedev que tuvo lugar ayer, el ministro de Asuntos Exteriores, Sergéi Lavrov, declaró que “uno puede olvidarse de cualquier conversación sobre la integridad territorial georgiana porque, creo, es imposible convencer a Abjazia y Osetia del Sur para que acepten la lógica de que pueden ser forzados a integrarse en el estado georgiano”. La portavoz de la Casa Blanca Dani Perino reafirmó el compromiso de EE.UU. con la intergridad territorial georgiana y prefirió ignorar el comentario de Lavrov.

KommersantDurante la reunión con Medvedev, los líderes separatistas firmaron el acuerdo que Sarkozy logró que tanto rusos como georgianos aceptaran (pero no que firmaran, al menos en el caso georgiano y no ha habido informaciones acerca de la firma rusa). Tras la reunión, el presidente ruso afirmó: “Por favor, recuerden que la posición de Rusia no ha cambiado. Apoyaremos cualquier decisión tomada por los pueblos de Osetia del Sur y Abjazia… y no sólo les apoyamos, sino que seremos sus garantes tanto en el Cáucaso como a lo largo del mundo”.

Por otra parte, el ejército ruso ha comenzado a recoger pruebas para la investigación sobre un posible genocidio cometido por los georgianos contra los osetios al bombardear Tsjinvali. Afirman que 1.600 personas murieron en los bombardeos georgianos, cifra que no ha podido ser confirmada todavía por ninguna fuente independiente.

Mientras las organizaciones juveniles cercanas al partido de Putin, Rusia Unida, celebraron una vigilia en Moscú para honrar a los muertos surosetios el miércoles por la noche, la televisión rusa mostraba a un prisionero de guerra georgiano afirmando que Saakashvili le ha obligado a participar en una guerra a la que él no quería ir, que él no era voluntario sino leva. De ser cierto, podría suponer una violación del artículo 13 de la Convención de Ginebra, sobre el trato debido a los prisioneros de guerra.

El diario ruso Kommersant informaba que la compañía gasista estatal rusa, Gazprom, ha sido la primera en ofrecer, ayer, la compra de gas a Azerbayán, país vecino a Georgia que comenzará pronto a exportar gas del Mar Caspio. Georgia es parte del proyecto Europeo para traer gas del Caspio a través del gasoducto Nabucco, al que nos referiremos en el futuro.

La situación en Georgia

Las informaciones relativas a la retirada de los rusos de la estratégica ciudad de Gori eran contradictorias a lo largo del día de ayer. El propio ministerio del Interior georgiano había anunciado de madrugada que los rusos entregarían la ciudad a la policía a lo largo del jueves, para alertar a primera hora de la tarde de que no era así. Un general ruso fue citado el martes diciendo que al menos tardarían dos días en retirarse.

Gori está situada en el corazón de Georgia. Si tomamos un mapa del país, como éste, podemos ver que la ciudad está situada en el único valle que atraviesa el país de Este a Oeste, lo demás es montaña o meseta de acceso complicado. Más aún, la vía férrea principal queda cortada, así como la carretera más utilizada, sin el control de Gori.

Han surgido informaciones acerca de explosiones, posiblemente de mortero, durante una posible retirada de las tropas rusas. El NYT ha publicado una excelente crónica relatando el ambiente entre los soldados rusos en Gori. Recoge más detalles acerca del saqueo de las milicias de voluntarios y mercenarios del Cáucaso Norte y concluye con la captura de dos georgianos con placas de identificación del ministerio de Defensa georgiano: “(…) ‘Por favor, déjenos ir’, dijo uno de los hombres de pie ante el oficial con las manos en la nuca. ‘No’, respondió, ‘¿Para que vuelvas a disparar a mis hombres?’ El georgiano dijo: ‘¿Cómo voy a alimentar a mi mujer e hijos?’ El oficial dijo que los hombres serían entregados a las autoridades de en Vladikavkaz [Osetia del Norte, territorio ruso], justo al otro lado de la frontera, y que probablemente los intercambiarían por prisioneros osetios”.

En relación a los saqueos, el ministerio del Interior georgiano ha abierto una línea de denuncia para informar sobre saqueos, secuestros o civiles retenidos en zona de combate. En la madrugada de ayer, aterrizó un avión de transporte pesado de EE.UU. en el aeropuerto de Tbilisi con ayuda humanitaria.

El antiguo diario satírico eXile, que ha tenido que salir de Rusia ante el acoso del gobierno, ha publicado un reportaje fotográfico sobre el ambiente en las zonas de Tsjinvali y Gori.

ELPAÍS.com ha celebrado dos encuentros digitales con el embajador de Georgia en España, Zurab Pololikashvili, y el agregado de negocios de la embajada rusa, Alexander V. Surikov.

Bielorrusia y la libertad de prensa

En Bielorrusia, el presidente Alexander Lukashenko ha firmado una nueva ley de prensa draconiana que equipara los medios digitales a los escritos, permite el cierre de un medio por faltas menores e impide a los medios locales recibir financiación extranjera. Reporteros sin Fronteras, entre otros, ha protestado contra la nueva ley, que será objeto de análisis en La mirada al Este.

Según la carta que el director del Comité para la protección de los periodistas (CPJ) envió en su día a Lukashenko, la ley otorga la capacidad a los órganos del estado para suspender o cerrar cualquier medio si encuentran sus contenidos poco precisos, difamatorios, que “no corresponden con la realidad” o que “amenazan los intereses del estado o el público”. La ley la interpretación de estos términos en manos de los funcionarios públicos.

La misma ley requiere que todos los medios se registren con las autoridades tras cada cambio en su dirección, nombre o equipo editorial. Es obligatorio que todos los medios se registren al año de entrada en vigor de la ley. El CPJ considera esto un instrumento para denegar la licencia a cualquier medio. La violación de cualquier aspecto de la nueva ley es considerado delito, no falta, con las consecuencias penales que esto conlleva.

Al hecho de que la ley permitirá al estado restringir el acceso a la información por Internet, las autoridades han avisado repetidamente a los dueños de los cibercafés del país de que la publicación de contenidos subversivos desde sus establecimientos será también responsabilidad suya, llegando a amenazarles con el cierre. De este modo, crean un actitud vigilante entre los mismos dueños de los cibercafés sobre sus clientes.