La lengua bielorrusa, en peligro de extinción- Por Aleg Pershanka (Minsk)

 

gramatica-eslavonicaUno de los programas de radio local más populares en lengua bielorrusa ha desaparecido de antena recientemente. Los habitantes de la zona y varios escritores pidieron a las autoridades que lo renovaran, pero sin éxito. Como respuesta, les fue propuesto que lo pagaran de su bolsillo al precio de 20.000 rublos bielorrusos (unos 5 euros) por cada minuto en el aire.

Este no es más que un ejemplo más de tantos en Bielorrusia. Las autoridades estrechan permanentemente la esfera del uso de la lengua bielorrusa. Desde que Lukashenko llegó al poder en 1994, la rusificación ha ido ganando terreno. Tres cada cuatro estudiantes de secundaria recibía su educación en bielorruso entonces ¡Hoy son menos del 20% los que lo hacen! Cerca de 1.000 institutos han cambiado su lengua de instrucción al ruso desde que Lukashenko fue elegido.

Precisamente un año antes de su llegada al poder, Lukashenko promovió un referéndum. Entre las preguntas, figuraba la adopción del ruso como lengua oficial y el cambio de los símbolos nacionales por una versión modificada de los soviéticos. La mayoría votó a favor. Claro, Bielorrusia fue la república nacional más sovietizada de todas. Sin embargo, los resultados oficiales continúan bajo sospecha. Más aún, la legalidad del referéndum sigue siendo muy cuestionable.

Desde entonces, la situación ha cambiado de forma dramática. Aunque de iure ambas lenguas son cooficiales, de facto sólo hay una: el ruso. Rara vez se oye a nadie hablar en bielorruso puro en las calles de las ciudades bielorrusas. Los derechos de los hablantes de bielorruso son constantemente violados. Es extremadamente difícil organizar grupos de hablantes de bielorruso en los colegios y jardines de infancia. No hay institutos con el bielorruso como lengua de instrucción. Las instituciones no la emplean como lengua de trabajo y nunca responden en esta lengua a las preguntas, orales o escritas, de los ciudadanos hablantes de bielorruso.

Lukashenko es probablemente el único gobernante del mundo que no habla la lengua que da nombre a su país. A pesar de tener un fuerte acento bielorruso, nunca hace discursos en esta lengua y denigra la lengua bielorrusa siempre que tiene ocasión.

Lengua materna

La  situación se vuelve aún más extraña si uno tiene en cuenta que la mayoría de los ciudadanos del país considera el bielorruso su lengua materna, y no el ruso. El censo de 1999 señala que un 73,7% de los ciudadanos respondió que el bielorruso era su lengua materna (el 65,5% en 1989).

Hoy en día, Bielorrusia se está convirtiendo en un país monolingüe. Muchos jóvenes estudian bielorruso como lengua extranjera y hablan mejor el inglés que una de las lenguas nacionales. Hace unos años, el ministerio de Educación reimprimió los manuales escolares de la asignatura de Historia de Bielorrusia en ruso y hace un par de años esta asignatura desapareció del currículo escolar. Hoy en día sólo se enseña historia general en Bielorrusia, y la del país es una pequeña parte de esta. Difícilmente existe algún país europeo en que la asignatura de la historia nacional no esté presente.

Bielorrusia ha sido históricamente un país multicultural. En los años 20 del siglo pasado había cuatro lenguas oficiales en la Bielorrusia soviética: bielorruso, ruso, polaco y yiddish. A partir de los años 30, dio comienzo una fuerte rusificación, sólo interrumpida con la independencia de 1991 y retomada en 1994. La lengua y la cultura bielorrusas sufren una fuerte presión y están en peligro de extinción. Si recordamos que el antiguo bielorruso disfrutó de un gran desarrollo hace siglos, siendo, de hecho, la lengua oficial del Gran Ducado de Lituania, la situación se ha invertido.

 

Imagen: Portada de la Gramatika Slavenska, editada en 1596 en Vilnius. Uno de los primeros intentos de sentar las bases de las lenguas eslavas, está considerada por algunos la primera gramática de la lengua bielorrusa.

Anuncios

4 comentarios

  1. […] tiempos aquellos, los de Lenin. Según Alex Pershanka, desde La mirada al Este En los años 20 del siglo pasado había cuatro lenguas oficiales en la […]

  2. Hace unos días, a propósito de la diatriba o trifulca entre as lenguas castellana y catalana, comentaba yo precisamente em el blog del profesor Duarte, “El tinglado de santa Eufemia”: El lenguaje crea realidad, Àngel, pero sobre todo crea poder: “El que habla es el poderoso y el violento. Nombrar es esa violencia que separa lo que es nombrado para tenerlo bajo la forma cómoda de un nombre”, decía Blanchot en “La cuestión literaria”. Nombrar al dios es obedecer a la fuerza del lenguaje que nos lanza dentro de la dialéctica del amo y del esclavo que nos obsesiona. Voilá. Esto forma parte de la historia política no sólo de nuestro país , sino en la Europa configurada desde la oscuridad de la Edad Media … Me parece que la reflexión viene al pelo acerca de la escalofriante noticia que os narra perhanska: la desaparición de una lengia es algo irreparable para la humanidad.

  3. Pues sí. La cuestión es ¿el poder -político- puede remediarlo?
    Alex debería quizás tener en cuenta el caso irlandés: la independencia no pudo mantener vivo el gaélico. ¿No?

  4. Yo pienso seriamente que las lenguas tienen que evolucionar por sí mismas. Ya sea para desaparecer, extenderse o modificarse. Pero…

    Si hubo votación y elección del actual presidente… quizá sea el pueblo bielorruso el enemigo #1 de su propia lengua.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: