Deporte y política en Bielorrusia- Por Aleg Pershanka (Minsk)

 

deporteypolitica2

 

Aunque Bielorrusia no es un país muy poblado (sólo somos 9,6 millones de habitantes), tiene bastante éxito en los deportes. En el ranking final por equipos de las Olimpiadas de Pekín, quedó en el puesto 16. Y la posición fue aún mejor en cuanto al número de medallas, quedando en el puesto decimotercero.

El país tiene una de las selecciones de hockey más fuertes del mundo. Este año, el equipo de fútbol de una ciudad pequeña, el BATE de Borisov, entró en la Champion’s League y recibió el martes pasado al Real Madrid, quedado 0-1. Y el equipo femenino de baloncesto logró el tercer puesto en el campeonato europeo de de 2007, detrás de Rusia y España.

En países con regímenes autoritarios fuertes, la frontera entre las autoridades y la sociedad civil, desaparece. Como resultado, la vida pública se politiza. El deporte, también.

El seleccionador nacional, Berndt Stange ha criticado recientemente la situación de la prensa y los medios deportivos en Bielorrusia. Entre sus críticas, ha mencionado la calidad de las retransmisiones de los partidos de fútbol, en las que los cámaras enfocan gradas vacías y muestran almacenes y baños en lugar de a los hinchas animando. Esto tiene sentido. Pero cuando hablamos de partidos jugados fuera de Bielorrusia, a los cámaras no se les ocurre hacer primeros planos de los asientos vacíos por la sencilla razón de que no quieren perder su empleo. La razón de este contraste es que, en el extranjero, los hinchas pueden entrar en el estadio con símbolos nacionales prohibidos en Bielorrusia. Si alguien apareciera en un partido en Bielorrusia con esos símbolos, se las tendría que ver con la policía.

deporteypolitica12A veces, la autocensura crea situaciones infinitamente ridículas. El mes pasado, el BATE recibió en casa a la Juventus y empataron 2-2. Dos días después, el Sportivnaya panorama, el diario deportivo oficial del Ministerio de Deporte y Turismo publicó en primera página fotografías del encuentro. Pero parecía que los colores del club habían cambiado sin razón alguna. En lugar de las bicolores amarillas, azules y amarillas del equipo que los hinchas habían llevado, ¡las fotografías los mostraban agitando la bandera oficial!

El director del periódico, Viktor Riabnin, tuvo que confesar más tarde que los colores habían sido alterados. Pero, en lugar de avergonzarse y pedir excusas, dijo: “Hay símbolos que no pueden ofender a nadie. Es imposible ofender con el amor, la educación y, más aún, con los símbolos del Estado” ¡Menuda inclinación ante las autoridades!

La razón del cambio es muy simple. Miren las fotografías. Los símbolos nacionales (la bandera de dos franjas horizontales blancas con una roja entre ambas y un caballero como escudo) fueron cambiados en el referéndum ilegal de 1996. Los emblemas soviéticos ligeramente modificados fueron asumidos como símbolos nacionales en su lugar. Hoy en día, por manifestarse o mostrarse con la bandera nacional, prohibida desde 1996, uno puede ser multado o sentenciado a 15 días de cárcel.

 

deporteypolitica41

 

bandera-bielorrusia-previa

 

Imágenes: Fotografía del encuentro en color (arriba) y en blanco y negro (abajo). Detalle de la portada del Sportivnaya panorama (a la derecha). Nótese la similitud de la bandera republicana (abajo) con la del BATE en la fotografía en blanco y negro. Fotografías de Antón Motolko.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: