El presidente más viejo de Europa- Por Viktor Denisenko (Vilnius)

 

El pasado 3 de noviembre, el presidente de Lituania, Valdas Adamkus cumplió 82 años. Es el jefe de estado más viejo de Europa. Nació en 1926 en Kaunas (la segunda ciudad lituana más grande más grande y capital temporal durante la ocupación polaca de Vilnius entre 1920 y 1939). Al comenzar la Segunda Guerra Mundial, su familia emigró a Estados Unidos, donde Adamkus permaneció durante medio siglo. Se formó en ecología y recibió la medalla de oro de la Agencia de Protección Medioambiental de EE.UU. por la calidad de su trabajo y el premio especial del Presidente de EE.UU. por servicios excepcionales. Poco después de que Lituania recobrara la independencia, regresó.

Ya estamos en el segundo mandato de Adamkus como presidente. Su primer mandato comenzó en 1998, convirtiéndose en el segundo presidente desde la recuperación de la independencia después de Algiradas Brazauskas. Perdió las elecciones para el segundo mandato frente a Rolandas Paksas, pero éste dejó el cargo al año y medio tras una moción de censura por supuestas filtraciones de material clasificado y otorgar la ciudadanía al empresario ruso Jurij Borisov a cambio de apoyo financiero. De modo que, tras las nuevas presidenciales de 2004, Adamkus regresó al cargo.

Lituania es una república semi-presidencial clásica. La influencia real del presidente en la vida política es limitada. Puede vetar cualquier ley que decida el Parlamento y devolverla para una segunda consideración, pero la Cámara puede votarla de nuevo y sortear así el veto. El presidente nombra y cesa a los funcionarios del Estado y, según la legislación, otorga la ciudadanía, condecoraciones, etc… Representar al país en la escena internacional también figura entre sus atribuciones.

Adamkus es un político popular. A menudo es citado como la “autoridad moral” de la política del país. Su apoyo es buscado por la mayoría de los partidos políticos. Él no milita en ninguno, aunque simpatiza más con los de derecha, sin perder margen para entenderse también con los de izquierda.

El presidente ha estirado al máximo su papel de jefe de Estado de una nación pequeña en la escena internacional. Contribuyó a calmar la situación originada durante la llamada Revolución Naranja en Ucrania a finales de 2004 junto al presidente polaco. También apoyó activamente a Georgia durante el último conflicto armado entre Georgia y Rusia. Esto encaja con el objetivo estratégico de Lituania de convertirse en un líder regional.

Las próximas presidenciales serán en 2009 y el próximo jefe de Estado no lo tendrá fácil. Adamkus es un político muy experimentado, que ha aprendido a encontrar compromisos junto a varias fuerzas políticas y con una autoridad consolidada en varios aspectos del funcionamiento del país.Es escuchado y muchos le hacen caso. Y esto es realmente una buena característica para un jefe de Estado. 

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: