La mirada desde Minsk- Por Aleg Pershanka

Vika Maroz,Tania Kazyra… ¿Quién es la siguiente y por qué ocurre?

La controversia en torno a la chica bielorrusa llamada Taciana Kazyra, que ha pedido asilo político en Estados Unidos durante su estancia como participante en un programa para los niños  de Chernobil, está alcanzando más y más notoriedad. Las embajadas extranjeras en Minsk confirman la discontinuidad de los programas para niños bielorrusos, aunque todavía no tienen la notificación oficial. De momento, los niños bielorrusos no pueden visitar EE.UU., Reino Unido, Francia, Holanda e Irlanda, donde solían acogerse a programas especiales para huérfanos y para aquellos niños que viven en zonas muy afectadas por el desastre de Chernobil.

La historia de Taciana Kazyra, de 16 años, comenzó el 5 de agosto, cuando no apareció en el aeropuerto de San Francisco para volar de vuelta a Minsk con otras 24 chicas y chicos y dos miembros de la ONG después de haber pasado el verano allí. La directora del programa de ayuda a las víctimas del desastre de Chenobil, Diane Decicio, ha afirmado que la acción de la niña ha provocado un escándalo internacional y puesto en cuestión el futuro del programa de Chernobil. Dicho programa lleva 15 años de existencia y 1.400 niños han participado en él.

Inmediatamente después de conocer la decisión de Taciana, las autoridades bielorrusas aseguraron que la niña había sido forzada a quedarse por su familia de acogida, cosa que ni la niña ni su tutora de 68 años, su abuela, deseaban. Sin embargo, Taciana lo negó y el abogado que contrató la familia americana aseguró que contaban con la bendición de la abuela. Y, a finales de agosto, la adolescente expresó su deseo de estar presente durante las negociaciones con el embajador especial despachado a EE.UU., Paval Shydlouski. Éste le ofreció reparar la casa de su abuela, pagarle la universidad y protección policial permanente a cambio de regresar a casa, pero ella no aceptó.

Hace nueve años, cuando visitaba Petaluma por primera vez, Taciana comenzó a tratar a Debra y Manuel Zapatos como si fueran su madre y su padre. “Mi vida con mi padre [bielorruso] alcohólico y drogadicto es horrorosa… Quiero a mi familia y mi familia me quiere”, dijo Taciana de Debra y Manuel.

El visado de turista de Taciana Kazyra expira el 25 de diciembre, según el Departamento de Estado norteamericano. Su solicitud de residencia permanente será considerada mientras tanto. Las autoridades bielorrusas exigen la vuelta de la chica a Bielorrusia.

El año pasado también hubo clamor internacional por el caso de otra chica bielorrusa, Vika Maroz, de 11 años. Una pareja italiana de Cogoleto, Alesandro Giusto y Maria Chiara Bornacin, se negaron a devolver a la niña a su colegio. Decidieron esconderla cuando ésta les habló de las burlas que sufría por parte los niños mayores en el orfanato en que vivía. Vika pasó 20 días escondida hasta que la policía la encontró y la envió de vuelta a Minsk.

En febrero de 2007, el Consejo de Ministros aprobó un documento sobre la adopción extranjera de niños. Sólo podrán ser adoptados aquellos niños que figuren en una base de datos especial durante al menos un año y a los que no se les haya podido encontrar una familia bielorrusa. Hay que pasar varios exámenes para recibir permiso para adoptar. A principios de los ’90, se adoptaban 1.500 niños al año, hoy en día, sólo entre 300 y 400. Mientras que en 2004, los italianos adoptaron 231 niños, EE.UU. 168, y los irlandeses 46, los italianos sólo tenían derecho a adoptar a uno, ¡y al final adoptaron 37! Llama la atención que los extranjeros están a menudo dispuestos a adoptar no sólo niños sanos, sino también aquellos con enfermedades crónicas u otras taras. Algo que las familias bielorrusas no suelen hacer.

Por tanto, las decisiones de la familia italiana del año pasado y de la americana de este año son comprensibles. Son intentos de desesperados de dejar a los niños con sus familias, ya que es prácticamente imposible llevar a cabo el procedimiento de adopción establecido por las autoridades.

Anuncios

Una respuesta

  1. […] miramos para otro lado. Hay excepciones honrosísimas. Todo lo anterior lo he podido leer en La mirada al Este. Claridad y rigor expositivo. Explore posts in the same categories: Periodismo, Política, […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: