La UE continúa su acercamiento a Bielorrusia para desánimo de la oposición (revista de prensa)

Bielorrusia: El líder opositor Lyavon Barshchevsky acusó el pasado jueves a Occidente de planear la legitimación del régimen de Lukashenka ignorando el “fraude masivo” que acusa al Gobierno de planear para las próximas elecciones legislativas del 28 de septiembre. “Círculos occidentales muy influyentes se están preparando para reconocer, aunque no sin límites, al [próximo] parlamento y estrechar lazos con él (…) La política dictada desde fuera consiste en dejar a la oposición sin dinero, atarla de pies y manos y decir entonces que es débil”, explicó Barshchevsky, que también anunció la retirada de su formación, el Frente Popular Bielorruso, de las elecciones. 

“Creo que el parlamento no puede ser reconocido, y que la situación electoral es peor que en 2004”, añadió. Sólo 46 de las 1.900 solicitudes presentadas por los partidos de la oposición democrática han sido admitidos como delegados electorales en mesas y comisiones, según el grupo de Derechos Humanos Vyasna.

El que fuera candidato opositor en las presidenciales de 2006, Alexander Milinkevich, también piensa que las elecciones serán falseadas, pero considera el acceso a la Cámara una oportunidad única. “Si la oposición consigue entrar en el Parlamento, querrá decir que han sido nombrados [por el Gobierno] (…) Pero aún así habremos conseguido lo que no hemos tenido en una docena de años: la oposición representada ante las autoridades”, explicó al diario ruso Vremya Novostei el Premio Sajárov 2006.

El ministro de Exteriores polaco, Radoslaw Sikorski realizó ayer una visita sorpresa a su homólogo bielorruso, Sergéi Martinov, en Minsk y ambos “examinaron en detalle el estado y las perspectivas de la cooperación bilateral en materia económica y consular”, según informaron fuentes diplomáticas bielorrusas. Antes de su visita, el ministerio polaco informó que el jefe de su diplomacia “abordaría cuestiones que pudieran servir para la normalización y el desarrollo de las relaciones con Bielorrusia, como la seguridad fronteriza, el tráfico de mercancías y la cooperación energética”. Sikorsky justificó su visita en la liberación de los presos políticos en agosto pasado.

En las últimas dos semanas, la Unión Europea y EE.UU. han emitido varios mensajes de acercamiento al Gobierno de Lukashenka, destacando como un gran avance la liberación de tres presos políticos a mediados de agosto. EE.UU. ha levantado algunas sanciones económicas y la UE, con Polonia a la cabeza, ha invitado al ministro de Exteriores bielorruso a su reunión informal de cancilleres de este lunes en Bruselas para discutir el acercamiento a Minsk. Ambas potencias han condicionado el deshielo de las relaciones a una notable mejoría en la calidad democrática en las elecciones parlamentarias del próximo día 28. Suecia ya ha mostrado interés en aumentar su presencia en el mercado bielorruso.

En relación a las elecciones, el presidente de la Asociación Bielorrusa de Periodistas, Alexander Antsipenka, ha criticado la cobertura informativa dada por la prensa bielorrusa a la campaña electoral por estar excesivamente centrada en elogiar los preparativos de las autoridades. Pero señala que, a diferencia de las legislativas de 2004, los medios estatales no atacan esta vez a la oposición ni publican acusaciones contra los candidatos.

El abogado estadounidense especializado en crimen organizado de origen ruso Emanuel Zeltser continúa detenido en una prisión del KGB (el servicio secreto bielorruso). Su juicio y el de su secretaria, Vladlena Funk, fue celebrado en secreto el pasado 30 de julio. Su medicación contra la diabetes fue calificada como “droga ilegal” por las autoridades bielorrusas, que no le permiten seguir ningún tratamiento en la cárcel. Su abogado y las autoridades norteamericanas temen por su vida. 

Zeltser es un abogado de pasado poco claro. Nacido en la antigua República Soviética de Rusia, emigró en la veintena a EE.UU. en los años ’70 para reaparecer a principios de los ’90 reconvertido en abogado experto en crimen organizado ruso y participar en un escándalo bancario en Nueva York relacionado con uno de los bancos-estafa que desnudaron a la inocente población rusa de entonces de sus ahorros a través de estafas que prometían un interés soberbio a cambio de los ahorros de toda una vida. No han trascendido las razones que le llevaron a Bielorrusia el pasado 12 marzo, cuando fue arrestado. Sus socios denuncian que el magnate Boris Berezovsky se la tiene jurada y colabora habitualmente con el Gobierno bielorruso. Permanece detenido desde entonces y sólo su abogado y un médico han tenido acceso a él.

Georgia: El presidente de Osetia del Sur, Eduard Kokoity afirma hoy, en una entrevista con Pilar Bonet en El País, la intención de su Gobierno de lograr que la provincia llegue a formar parte de la Federación Rusa algún día, tal vez mediante la incorporación a la Unión entre Rusia y Bielorrusia que ambos estados están diseñando, aunque el propio presidente bielorruso, Lukashenka, la ha dado por congelada tras la última guerra con Georgia. 

El presidente abjazo, Sergéi Bagapsh, también contempla la misma vía y afirmó el pasado jueves la próxima solicitud de ingreso de Abjazia en la Comunidad de Estados Independientes (organización que agrupa a las repúblicas ex soviéticas salvo los países bálticos) y en otras organizaciones y tratados post soviéticos. Bagapsh confirmó que su Administración planea la firma de un acuerdo con Rusia para la instalación de una base militar permanente en suelo abjazo.

Rusia: Russia Today, el canal ruso en inglés financiado por la agencia pública RIA-Novosti, publicó ayer una charla con el presidente ruso , Dimitri Medvedev, en el Círculo de Discusión de Valdai , organizado por la misma agencia. He aquí algunos fragmentos que juzgamos de interés:

“Había muchas ilusiones a principios de los ’90 y, a medida que el país se desarrollaba, muchas fueron destruidas. Desafortunadamente, los últimos eventos [la guerra en Georgia] significan el fin de esas ilusiones. Ilusiones acerca de que el mundo es justo; que un sistema de seguridad basado distribución política de los recursos actual es óptimo y mantiene el mundo equilibrado (…)”

“Tanto para mí, como para la sociedad rusa, [la invasión de Osetia] fue la pérdida de la última ilusión: que el actual sistema de seguridad mundial era fiable. Tenemos que crear un nuevo sistema de seguridad (…) El mundo ha cambiado casi en un instante después de esos eventos. Pensé entonces que, para Rusia, el 8 de agosto fue como el 11 de septiembre para Estados Unidos”.

“Ayer discutimos el rearme de las fuerzas armadas rusas. Tendremos que cambiar algunas prioridades, pero todo lo demás sigue igual. No necesitamos un país cerrado y militarizado tras un telón de acero. No quiero vivir en un país así. Una vez lo hice: era gris y aburrido (…) Tendrían que haber invitado a Rusia a unirse a la OTAN hace mucho tiempo ¿De qué tenían miedo? Ahora, por descontado, tendríamos menos problemas. Ese fue un grave error. Y el segundo error fue que cualquier país que estuviera dispuesto a faltarle el respeto a Rusia adquiría el derecho a estar en la OTAN”.

“Cuando me reuní con Saakashvili por primera vez como presidente, le dije que nuestra política hacia la integridad territorial de Georgia seguía igual (…) Andaba correteando como un perrillo diciendo: ‘reunámonos y discutamos, iré a Sochi [ciudad rusa del Mar Negro, residencia de verano del presidente]’. Le dije, ‘ok, hagámoslo. Estaré encantado, tal vez firmemos un acuerdo para descartar el uso de la fuerza’ (…) Entonces, nuestro socio cercano, Condoleezza Rice, vino y el chico parecía como hechizado. Dejó de llamar y declaró: ‘no necesitamos ir a Sochi, dejémoslo tal vez para final de año’. Bueno, esa es tu elección. Comenzó a prepararse para la guerra”.

“Mi más firme convicción personal es que, desafortunadamente, en Rusia no se comprende el valor de la ley. He dedicado mucho tiempo a estudiar este problema, en la teoría y en la práctica. El problema está a la vista en cualquier lugar: en los problemas cotidianos, en los negocios, a nivel de los funcionarios o del mismo Estado. Por eso, la lucha contra el nihilismo legal fue uno de los puntos principales de mi campaña. Tenemos ciertas ventajas en este aspecto. Nuestro país tiene un sistema legal desarrollado, con buenas facultades de derecho; un país que se ha desarrollado dentro del sistema legal europeo durante 300 años. Así que los fundamentos no están mal. El asunto son los hábitos que han sido adquiridos, esa es la parte más complicada”.

 

Imagen: El ministro de Asuntos Exteriores polaco, Radoslaw Sikorski, en su etapa de ministro de Defensa (2005-2007)

 

P.V.                

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: